Google
 

23 octubre 2006

Golpe de Estado en Norteamérica

Utilizado en En lucha por las libertades civiles

“Yo no tengo nada en contra de mi gobierno. Lo que no me gusta es Bush”, dijo Julia a los aturdidos periodistas que cubrieron el suceso.

Ayer, mientras tanto, Bush firmaba la ley que deroga el privilegio del hábeas corpus y de la asistencia de un abogado durante un interrogatorio formal para los sospechosos de terrorismo. Un siglo de democracia conquistada cae ante el hacha de Rumsfeld y el fuego de Cheney, como si de un viejo árbol que obstaculiza la vía se tratara.

Julia Wilson ha prometido, por su parte, de que seguirá criticando con todas sus fuerzas la política belicista de su presidente.

Y la verdad es que sólo las Julia Wilson de este mundo tienen la posibilidad de parar esta ola de infamia mundial.