Google
 

22 noviembre 2006

El patinazo del vídeo del Partido Popular y la caza del voto a costa de lo que sea

Lo malo no es que el vídeo del PP sobre inseguridad ciudadana en España desde la llegada de Zapatero incluya imágenes de la época de Aznar. Unas, de octubre del 96, con Mayor Oreja en el Ministerio del Interior. Otras, de mayo de 2002, con Mariano Rajoy en ese cargo.

Lo peor, lo más triste, es que el PP haya decidido incluir en la caza del voto la inseguridad ciudadana. Mejor dicho, la relación entre niveles de delincuencia y voluntad de combatirla, según el signo político del Gobierno. Los excelentes profesionales de la Policía Nacional y la Guardia Civil no estarán felices de ver su trabajo reducido a cifras que los políticos se arrojan a la cara. Cifras que van y vienen, corregidas y aumentadas, a gusto del interesado, no para mejorarlas sino para zurrar al adversario con la vista puesta en las urnas: "ZP es una máquina de inseguridad", se dice mientras se insinúa una perversa asociación entre delincuencia e inmigrantes.

Pero cumple reconocer en este punto el lamentable privilegio preliminar del famoso ‘doberman’ socialista -contra el PP, claro, en la campaña electoral del 96- en este tipo de productos tóxicos de la lucha por el poder.

El ‘patinazo’ sólo ha servido para provocar la rechifla del adversario. Lógico. A Zapatero se lo pusieron a huevo: "Tan obsesionado está el PP con oponerse a todo, que ya se opone a su propia gestión y no sería extraño que cualquier día convocara una manifestación contra la guerra de Iraq", decía el sábado en su discurso abierto ante el Comité Federal del PSOE.