Google
 

08 enero 2007

El BBVA se toma muy en serio los ETFs: su fondo sobre el Ibex es el más eficiente de España

Que el BBVA se toma en serio el negocio de los ETFs (fondos cotizados) quedó claro cuando reaccionó a la competencia de Lyxor y lanzó un ETF sobre el EuroStoxx 50 más barato que el del gigante francés. Ahora, este interés queda confirmado con la evolución de su producto sobre el Ibex, que se ha convertido en el más eficiente de los que cotizan en nuestro mercado.

La eficiencia en los ETFs se mide por el diferencial entre el precio de compra y el de venta del fondo en mercado: cuanto más estrecho sea, menos coste para el inversor y mejor réplica del índice, en este caso el Ibex.

Según datos de Lipper, el diferencial medio del fondo de BBVA fue de sólo 1,6 céntimos de euro en noviembre. Aunque empeora respecto a los 1,5 de octubre, consigue superar al fondo del Santander, que amplía su diferencial de 1,4 céntimos a 1,8. El diferencial del ETF de Lyxor se sitúa a bastante distancia, en 6,2 céntimos.

Mantener un diferencial reducido es cuestión de esfuerzo de las gestoras de los ETF, que a su vez actúan como creadores de mercado de estos fondos: dan contrapartida a las órdenes de compra y venta de los inversores. Cuanta más velocidad y liquidez tenga esta operativa, más estrecho será el diferencial.

Apuesta por los minoristas

Esta actitud de BBVA se traduce también en que su ETF sobre el Ibex es el que más patrimonio tiene –219,9 millones de euros a mediados de diciembre- y el más negociado –5,6 millones de euros de promedio diario-. No obstante, los fondos sobre el EuroStoxx negocian un volumen diario superior a los del Ibex y, en este caso, el de Lyxor bate al de BBVA.

Según el banco vasco, su intención es popularizar el uso de los ETFs entre los particulares, frente a la idea inicial que sostenía la propia Inverco –la asociación de las gestoras de fondos- de que se trata de un producto dirigido al inversor institucional.

Lo cierto es que los fondos cotizados son un producto muy adecuado para los minoristas, porque les permite replicar los índices de una forma eficiente, sin el apalancamiento de los futuros o los warrants (que invierten por un importe mucho mayor al que realmente pone el inversor, lo que aumenta su potencial de ganancia y también de pérdida) y, sobre todo, con unas comisiones mucho más bajas que las de los fondos indexados tradicionales. Además, el hecho de que coticen en bolsa permite hacer trading, incluso intradía, con los índices.

En conjunto, los diferenciales de los ETFs en el mercado español son los más bajos de los grandes mercados europeos. Según los datos de Lipper, nuestra media se sitúa en 3,2 céntimos de euro, frente a los 8,0 de Londres o los 20,3 del mercado italiano, con diferencia el mercado europeo menos eficiente para los ETFs.