Google
 

01 febrero 2007

La Fed sugiere que mantendrá en EE UU los tipos invariables durante meses

La Reserva Federal, que desde hace un año preside Ben Bernanke, sigue sin apearse del piloto automático en el que dejó la política monetaria en agosto, es decir, desde hace ya cinco reuniones. La economía de EE UU no se está comportando como estaba previsto y el aterrizaje suave previsto está siendo tan moderado como para casi ser imperceptible. Para la Reserva es, a priori, una situación cómoda.

Las cifras del departamento de Comercio, conocidas ayer atestiguaban esta fortaleza al señalar que en el último trimestre de 2006 el PIB creció a un ritmo del 3,5%, mejor de lo esperado.

Bernanke y su equipo se hicieron eco de esta situación en el sesgo con el que acompañaron la decisión de los tipos al comentar que los indicadores recientes han sugerido 'un crecimiento económico firme y algunos signos tentativos de estabilización en el mercado de la vivienda'. Según la Fed, 'la economía parece que se expandirá a un ritmo moderado en los siguientes trimestres'.

La decisión de dejar los tipos donde estaban fue por primera vez y desde agosto unánime. Pero la Reserva no relaja su vigilancia sobre la inflación. Admitiendo que los últimos datos han mejorado 'modestamente en meses recientes', el equipo de Bernanke dice que el alto nivel de utilización de recursos 'tiene el potencial de añadir presiones inflacionistas'. 'El comité', por tanto, 'afirma que se mantienen los riesgos' y que la necesidad de una mayor firmeza dependerá de los datos que se vayan conociendo. Es decir. No está en los planes de la Fed bajar tipos.

Más bien lo contrario. Inmediatamente después de conocer el comunicado de la autoridad monetaria los mercados de futuros apostaban porque la pausa en el movimiento de tipos continúe durante meses. De inclinarse por alguna acción sería al alza.