Google
 

22 septiembre 2007

Hovnanian pincha la burbuja inmobiliaria durante 72 horas

Una buena rebaja puede ser un efectivo antídoto para una crisis. Con esa filosofía la constructora e inmobiliaria estadounidense Hovnanian, la sexta del país, puso el pasado fin de semana en marcha la campaña El negocio del siglo.

Inmersa como está en el peor momento del sector en los últimos 16 años y 'unos inventarios por encima de lo que quisiéramos', según dijo a la cadena CNBC su consejero delegado, Ara Hovnanian, la compañía aplicó una rebaja que ha rondado el 20% en muchas de sus viviendas. Era una oportunidad que duraba 72 horas en 19 Estados. El resultado es que, pese a todo, los estadounidenses siguen queriendo comprar casas. Esta firma especializada en casas de lujo ha firmado 1.700 contratos en dos días y aceptado depósitos por 400 más, según cifras preliminares. Algunas ventas han sido sobre plano.

Incluso si un tercio de esas ventas se cancelan (la tendencia en estos últimos tiempos para las inmobiliarias) la firma habría conseguido en dos días el 40% de los objetivos de ventas de todo el trimestre, aseguran los analistas. Según los resultados del tercer trimestre, presentados el 6 de septiembre, entre mayo y junio, la empresa cerró 2.539 contratos (un 24,2% menos que el año anterior). Los números no son buenos y las pérdidas han sido de 80,5 millones de dólares, con una caída de ventas del 27%. El año pasado en este periodo, los beneficios fueron de 74,4 millones. Para todo el año la compañía tiene el objetivo de vender entre 13.200 y 13.800 viviendas.

En Hovnanian estaban esperanzados del éxito de esta iniciativa desde que la anunciaron la víspera de presentar los resultados pero antes de que el reloj comenzara a marcar las horas del fin de semana su consejero delegado preveía firmar unos 1.000 contratos.

La página web multiplicó por siete su tráfico habitual y había colas para ver algunas de las casas en las que las rebajas habían sido de cifras de seis dígitos. De hecho, una casa de tres habitaciones cerca del río Hudson, en West New York, costaba 862.000 dólares el pasado fin de semana, 240.000 menos que el precio inicial. En Jackson Township, New Jersey, había a la venta una casa de dos habitaciones por 300.501 dólares, un 25% menos que habitualmente. Si se han aceptado depósitos en vez de contratos cerrados es porque el personal no ha tenido tiempo para cerrarlos. Pinchar parte de la burbuja de los precios ha sido una iniciativa novedosa por parte de Hovnanian y ha creado un fuerte impacto. Hasta ahora, otras inmobiliarias se han resistido a las rebajas o inevitables caídas de precios con descuentos camuflados, como no sumar el precio de algunos de los materiales de la construcción (sobre todo los mostradores de granito de la cocina o el mármol de los baños) o regalando televisores de plasma o viajes de fines de semana. Siguiendo el ejemplo de las automovilísticas Pulte Homes, la tercera empresa del sector del país ofreció durante tres días financiación a cero intereses incluido el seguro durante seis meses.

Desde Hovnanian aseguran que no va a haber más oportunidades como éstas. Lo que no saben es si otras empresas tomarán nota.

Mi comentario: El que da primero da dos veces, otros querrán hacerlo y ya no encontrarán clientes... pero en todo caso, se demuestra que es cierto lo de " La burbuja inmobiliaria se pone fea": demanda hay, sólo es cuestión de precio