Google
 

26 septiembre 2007

La banca británica podría repartirse Northern Rock

La banca británica se prepara para un posible reparto de Northern Rock, a la espera de lo que pueda suceder a partir de hoy, en especial con la retirada de fondos de la entidad por parte de sus clientes y con la cotización bursátil del banco, según publicó ayer el diario inglés Sunday Telegraph.

Según el rotativo, el Ejecutivo británico y el Banco de Inglaterra no descartan intervenir el banco hipotecario y promover su rescate por parte de algunos de los principales bancos del país que se harían con los activos de Northern Rock, como HSBC, Lloyds, Barclays, Royal Bank of Scotland o HBOS.

La medida se adoptaría si los clientes de la entidad siguen recuperando sus fondos y si las acciones del banco siguen desplomándose. Desde que el pasado viernes se hizo público que Northern Rock había solicitado el apoyo del Banco de Inglaterra para hacer frente a problemas de liquidez, sus clientes han retirado ahorros por valor de, al menos, 1.500 millones de libras (2.170 millones de euros), un 6% del total. Los títulos de la firma cayeron un 31%.
Largo esfuerzo

El propio consejero delegado del banco, Adam Applegarth, reconocía ayer, en una entrevista publicada por el mismo periódico, que mantener la independencia le exigiría un 'largo esfuerzo' a la entidad. A su juicio, el modelo de negocio de Northern Bank, centrado en hipotecas de alto riesgo, no es viable en el futuro dada su dependencia de la financiación externa.

El 73% de los fondos de la entidad procede de mercados financieros y sólo el 27% restante, de los depósitos que hacen sus clientes, un porcentaje bastante inferior al del resto de sus rivales. Northern Rock, fundado en 1850, es el tercer mayor banco hipotecario del Reino Unido por volumen préstamos. El valor de las hipotecas concedidas por la entidad ascendía a 17.400 millones de libras (25.162 millones de euros) a 30 de junio.

A pesar la situación, el mensaje que trata de lanzar el Gobierno británico sigue siendo de tranquilidad. En una entrevista concedida ayer al canal de televisión Sky News, el ministro de Economía, Alistair Darling, insistió en que el banco es 'solvente y capaz de mantener su actividad con el apoyo del Banco de Inglaterra'. Según The Guardian, Northern Rock pagará un interés del 7% por los fondos que tenga que tomar prestados del Banco de Inglaterra. El propio Darling fue quien autorizó la línea de crédito del banco central, que actuará como prestamista de último recurso. La última vez que el Banco de Inglaterra tuvo que adoptar una decisión similar fue en 1973, con la quiebra de Cedar Holdings.

Darling quiso dejar claro que el sistema financiero británico será capaz de hacer frente a la actual crisis. 'Tenemos una economía robusta y nuestro sistema bancario es mucho más fuerte que en cualquier momento del pasado', señaló.