Google
 

30 octubre 2006

Botín y su bola de cristal: la publicidad engañosa de los fondos ‘Anticipación’ indigna al sector

Se anuncian como productos capaces de adelantarse a los movimientos del mercado y ganar siempre. Algo que ha indignado al resto del sector, que considera estos anuncios como “publicidad engañosa” y una “tomadura de pelo para el inversor”. No obstante, como todo lo que se anuncia en televisión, lo más probable es que el Santander venda estos fondos como churros.

Los fondos anticipación son garantizados, lo cual reduce notablemente su rentabilidad potencial (ya se sabe que, cuanto menos riesgo, menos ganancia). Existen tres versiones del producto. El conservador garantiza el 100% del capital y un rendimiento del 1,15%, a cambio de reducir la rentabilidad potencial a un magro 50% de la revalorización media del índice de S&P. El moderado garantiza el 100% del capital aunque no un rendimiento mínimo, y ofrece un potencial del 110% de la revalorización media del índice. Por último, el agresivo –reservado a clientes de banca privada, ya que exige una inversión de 30.000 euros- sólo garantiza el 95% del capital, pero se puede ganar el 70% de la revalorización real (no media) del índice.

Otro gran inconveniente de estos fondos es su falta de liquidez: los dirigidos a la plebe tienen cautivo el dinero seis años, con una penalización del 5% si se saca antes (el dirigido a los altos patrimonios sólo lo retiene año y medio). Este enorme plazo choca frontalmente con la evolución del mercado de los garantizados, que tiende a reducir los períodos de garantía por el rechazo de los inversores a no poder disponer de su dinero a cambio de rentabilidades que, en la mayoría de los casos, no baten la inflación.