Google
 

30 octubre 2006

El basurero, su gorila y las grabaciones secretas

Un empresario de Orihuela, símbolo de la unión entre el negocio y la política, desvela las prácticas de especuladores y corruptos.

Durante años, Fenoll, un empresario de Orihuela afín al PP, ha ido grabando todas las conversaciones comprometidas que mantenía con sus mentores políticos y justo ahora -en pleno auge de la corrupción inmobiliaria- las está sacando poco a poco.

Siendo alcalde, Luis Fernando Cartagena recibió un sobre con 48.000 euros. Se lo había mandado la hermana Bernardina, responsable del asilo municipal. Ella lo había recaudado entre los ancianos allí acogidos para que fuese destinado a obras sociales. "Pero Luis Fernando no registró la entrada del donativo en el Ayuntamiento. Escondió el sobre en un piano y se fue gastando el dinero. Pasado el tiempo, y cuando se enteró de que la justicia estaba buscando aquel sobre, me llamó y me pidió que le consiguiera facturas falsas. Quería hacer parecer que el dinero se lo había gastado en mejorar las casas de los gitanos. No debí prestarme a aquello, pero les hice las facturas. Bueno, yo no. Desperté a mis empleados a las tres de la mañana y se pusieron a hacerlas. En mala hora. El juicio se celebró hace ahora cuatro años. A mí me condenaron a un año de prisión, y a él, a cuatro. Por un delito de malversación de caudales públicos y otro de falsedad en documento mercantil. Yo no tengo que entrar en prisión porque mi pena es inferior a los dos años, pero él sí. Pidió el indulto y todavía está pendiente de que se lo concedan. Si le dicen que no, tendrá que ir a la cárcel".