Google
 

27 octubre 2006

El bochorno de Estrasburgo: nadie gana en este insensato duelo PSOE-PP

Mal galardón llevan quienes presuman de haber ganado la votación de ayer en Estrasburgo. Y lo mismo vale los perdedores del recuento si acaso hubieran ganado. Pierden todos, perdemos todos. Alguien lo ha calificado de duelo fraticida. Efectivamente, es como airear el resultado de un combate de boxeo entre hermanos. No importa el resultado sino señalar con el dedo al organizador del combate con la esperanza de que se le caiga la cara de vergüenza. Y esto es algo que cae en el debe de los socialistas, lo que no quiere decir que el PP no haya prestado una decisiva colaboración al bochornoso espectáculo que los políticos españoles dieron ayer en Estrasburgo.

El debate se basa en la desconfianza mutua y la sistemática negación del contrario, en medio de un tóxico ruido ambiental, climas artificiales, toneladas de mala fe y juicios previos de intención.

Mayor Oreja (PP) interpretó el recuento favorable a las tesis del PSOE (apoyo a la "iniciativa de paz en el País Vasco") con "una nueva victoria de ETA". También en la otra parte hay mala fe. Sobre todo cuando insinúa que el PP está deseando que ETA vuelva a las andadas para poder tener razón.