Google
 

12 octubre 2006

Intradías y cerrarse por la noche, mal

Bolsamanía, 12-10-2006, Ambiente de mercado

Podría ser que, a pesar de lo que pensamos normalmente, el cerrarnos cada noche para hacer operativa exclusivamente intradía, en aras de la seguridad, no sea una buena idea. Como recordarán, citaba el trabajo de ese excelente analista que es el doctor Brett Steenbarger y que descubrió algo tan asombroso como que un inversor que desde el inicio de la tendencia alcista la hubiera intentado seguir abriendo la posición cada mañana y cerrándola cerca del cierre cada día, no habría ganado absolutamente nada, y eso que la tendencia alcista ha sido prodigiosa. En cambio, un inversor que hubiera hecho todo lo contrario, es decir, comprar cerca del cierre de cada sesión y vender en la apertura del día siguiente, habría ganado mucho más de lo que ha subido el mercado y, por tanto, habría disfrutado de la tendencia alcista plena.

Sería interesante ver si este fenómeno sucede también en las Bolsas europeas. Y hemos tenido suerte porque en Francia, a principios de este año, se llevó a cabo un muy buen trabajo sobre el tema, en concreto aplicado al índice de la Bolsa de París, el CAC 40. Lo pueden encontrar en el siguiente enlace de la web Mistercac40.com: L'overnight ami ou ennemie du trader Aunque el artículo está en francés, las tablas son claras y me parece muy revelador. Y en dicho artículo nos va a llevar a una importante conclusión, que no es otra que el fenómeno estudiado en Estados Unidos se reproduce exactamente igual en la Bolsa de París, por lo que yo creo podemos deducir que sucederá exactamente lo mismo en las demás Bolsas europeas, que son todas más o menos clónicas las unas de las otras. El estudio se lleva a cabo en un período de tiempo muy amplio, en concreto desde el año 1992 hasta 2006. Estamos hablando de nada menos que de 3.700 jornadas de operativa bursátil, creo que es una muestra lo suficientemente amplia como para ser muy fiable. Pues bien, vean los resultados:

1- Si sumamos todas las variaciones del índice de la Bolsa de París desde el cierre de cada sesión hasta la apertura del siguiente, tenemos en total desde 1992 hasta 2006 una subida de 4.270 puntos, es decir, un poco más (tampoco demasiado) que la subida total del índice en dicho periodo.

2- Si sumamos todas las variaciones del índice de la Bolsa de París desde la apertura de cada sesión hasta el cierre de ese mismo día, nos encontramos sorprendentemente, no sólo con que no hemos ganado absolutamente nada, sino que hemos perdido un total de 1.200 puntos.

La conclusión no puede ser más evidente, el fenómeno se repite también en Europa, y el 100 por 100 de lo que verdaderamente interesa se produce en los huecos de apertura, siendo las sesiones un mero circo donde las manos fuertes hacen arbitrajes y nos desquician a la gacelas, con movimientos a la contra, ejercicios circenses y maniobras orquestales en la oscuridad. Creo que, viendo estas estadísticas, empezamos a entender el porqué pasan tantas cosas raras en las sesiones. Lo verdaderamente importante sucede durante la noche, la apertura es la clave y para algunas manos fuertes precisamente ahí acaba la sesión, volviéndose iniciarse justo al cierre. Esto confirma igualmente lo que les he comentado muchas veces en años anteriores que dicen muchos analistas expertos, y que no es otra cosa que las aperturas son para que operen los novatos y los cierres para que tomen posiciones los leones.

Visto lo visto, parece que el único aumento para cerrar por las noches sería la pretendida "seguridad" de no quedar atrapados en un movimiento brusco nocturno. Pero vamos a ver igualmente con cifras que esto también es un error, ya que el riesgo de que efectivamente se produzca ese movimiento es tan pequeño que no compensa la tremenda pérdida del beneficio que conlleva. El autor del artículo precisa que en las 3.700 sesiones estudiadas, no llegan a 550 aproximadamente las que registran un hueco de apertura de al menos el 1%, que tampoco nos va a arruinar. Las sesiones con hueco de al menos el 2% apenas son unas 70, como vemos realmente pocas. Las sesiones con hueco de al menos el 3% son 16 tan sólo, algo que empieza a ser estadísticamente irrelevante. Las sesiones con hueco de al menos el 4% son tan sólo seis, y las que abrieron con hueco de al menos el 5% fueron solamente tres de las 3.700 sesiones objeto del estudio.