Google
 

22 noviembre 2006

Con reservas por las nubes, China cree que países emergentes son una buena inversión

La mayoría de las reservas de divisas de China está invertida en deuda denominada en dólares, tales como los bonos del Tesoro de EE.UU., que son considerados las inversiones más seguras del planeta. Un cambio en ese patrón podría afectar el monto que los estadounidenses pagan sobre sus créditos hipotecarios y otros préstamos.

Preocupa la posibilidad que algunos países emergentes, descontentos con las condiciones de los créditos del Fondo Monetario Internacional, opten por pedir préstamos en China. Ello aumentaría aún más la influencia del país asiático sobre los mercados emergentes.

Para prevenir que el valor del yuan se fortalezca demasiado rápido y dañe así a las exportaciones chinas, el banco central compra dólares de inversionistas extranjeros y las empresas exportadoras chinas y, a cambio, emite más yuanes. Esta abundancia de yuanes mantiene bajo control el valor de la moneda china. Pero el banco central chino teme que la excesiva oferta de yuanes sobrecaliente la economía y cause inflación.

Cualquier indicio de lo que China podría hacer con sus vastas reservas genera de inmediato olas sísmicas en los mercados globales. En mayo, por ejemplo, un economista chino sugirió que el país eleve sus reservas de oro de 600 toneladas a 2.500 toneladas. Sus comentarios contribuyeron a que los precios del metal alcanzaran su nivel más alto en 25 años.