Google
 

13 diciembre 2006

Bank of América: Repsol es la petrolera menos rentable y sólo Sacyr puede salvarla

La mayor entidad financiera del mundo considera que la compañía española es actualmente la petrolera menos rentable y una de las más caras del mundo. Es más, la mejor salida que ven para ella es que Sacyr tome las riendas y acometa una reestructuración radical.

Así lo reflejan en su último informe sobre el sector petrolero mundial, en el que Repsol es la única con una recomendación de venta y un precio objetivo (23 euros) inferior a su cotización actual (27,71 euros al cierre de ayer).

A juicio de Bank of America, la fuerte inversión en exploración y generación –se ha duplicado en el primer semestre- no ha incrementado su producción, lo cual no soluciona el grave problema de sus bajas reservas.

“Repsol es la petrolera con los fundamentales más flojos del sector, tanto si se mide en términos de producción –la de Repsol no va a crecer en 2007 frente al 6% de la media del sector-, como por la rentabilidad sobre capital invertido –la mitad de la de las mejores compañías-”, asegura Daniel Barceló, de Bank of America. Esta situación no concuerda con una valoración superior a compañías con mucha más cuota de mercado, como ConocoPhillips, o su favorita del sector, la francesa Total.

Este analista añade que el riesgo en Latinoamérica sigue siendo muy alto y que el problema de Argentina es muy difícil de resolver, porque las tarifas del gas en ese país son ocho veces menores que su precio de mercado. Asimismo, considera que la estrategia de diversificación actual, con inversiones pequeñas muy dispersas, no tiene sentido.

Barceló no logra entender la razón que se esconde detrás de la entrada de Sacyr en su capital, puesto que no había ninguna necesidad de defenderla de una OPA hostil: “Los rumores sobre el interés de BP, Total o Royal Dutch son absolutamente falsos. Lo único que les interesa a todas ellas de Repsol es el mercado español de refino y marketing, pero las tres ya están presentes en él con importantes posiciones”.

Bank of America considera necesario un giro en la estrategia. Y este giro sólo puede venir de la mano de Sacyr: “Si pasa de ser un accionista pasivo a uno activo y toma el control de la compañía, puede acometer la reestructuración, vender unos activos, comprar otros, cambiar ciertos directivos, reenfocar la estrategia, etc.”, según Barceló.

Su conclusión es que sólo una reestructuración puede despertar a la acción en bolsa. Sin embargo, no creen que sea suficiente el más que probable incremento del dividendo que forzará Sacyr para, de esta forma, pagar los intereses de la deuda con la que ha comprado las acciones de la petrolera.