Google
 

18 diciembre 2006

Fondos: Unos costes insensibles a la competencia

Uno podría suponer que en estos últimos años la cada vez mayor competencia entre entidades así como las economías de escala derivadas de las ventas transfronterizas han presionado a la baja los costes de los fondos.

Lo cierto es que en nuestro país las fuertes rebajas de comisiones se han producido cuando la ley ha obligado a las gestoras a reducirlas. La competencia no ha sido un elemento fundamental para explicar este movimiento. De hecho los fondos españoles siguen siendo, por lo general, más caros (en términos de comisiones de gestión y depósito) que los fondos extranjeros a pesar de la cada vez mayor competencia impuesta por estos últimos.

Según datos de la CNMV del segundo trimestre de este año, el 20% de los fondos del mercado español tiene unos gastos totales trimestrales sobre patrimonio superior al 1% (¡ojo! son datos trimestrales… multiplíquelos por 4 y tendrá una idea del TER-Total Expense Ratio- anual).

Los resultados de la encuesta también incitan a reflexionar sobre las diferencias de comisiones entre los fondos de renta fija y los de renta variable. ¿Por qué los primeros son mucho más baratos que los segundos? A priori, podríamos decir que gestionar un fondo de renta fija es más fácil que gestionar un fondo de renta variable. En muchos casos lo es. Obviamente la gestión un fondo de deuda pública de la Zona Euro exige menos recursos que la de un fondo de pequeños valores internacional, pero la tendencia es claramente a que las inversiones de los fondos de bonos sean cada vez más complejas (bonos corporativos, divisas, productos derivados, etc).

También existe el argumento de que las comisiones de los fondos tienen que estar de alguna forma ligadas al potencial de rentabilidad y a la volatilidad del producto; cuanto más alta sea la probabilidad de obtener una elevada rentabilidad más altas tienen que ser las comisiones… un argumento discutible.