Google
 

05 diciembre 2006

Gas Natural, cabreada con Iberdrola por Scottish

El apretón de manos con Brufau había sellado el acuerdo previo alcanzado tras numerosas reuniones entre Rafael Vilaseca, consejero delegado de GN, y el propio Galán.

El acuerdo contemplaba un reparto del poder según el cual Ignacio Sánchez Galán iba a ser el presidente ejecutivo de la empresa resultante, mientras que Rafael Vilaseca se iba a convertir en su consejero delegado.

En el grupo catalán reaccionaron con prontitud y con una contundencia que no pasó desapercibida. “La operación de Gas Natural con Iberdrola queda descartada tras la compra de Scottish Power, porque Iberdrola es otra compañía tras la absorción de la escocesa, y a Gas ya no le interesa meterse ahí”, decía la edición de El Confidencial del pasado jueves 30 de Noviembre.

“La compañía resultante de la fusión entre Iberdrola y Gas Natural jamás habría invertido 17.200 millones de euros en la compra de una compañía como la escocesa, jamás”. No se puede decir más alto ni más claro. Lo cual viene a confirmar la tesis, muy extendida en el mercado, de que Galán ha hecho una operación ad personam, una operación de blindaje personal que le ha permitido escapar del “abrazo del oso” -como se ha dicho también en este diario- que representaba Gas Natural, y de la súbita presión que supuso la aparición en escena de ACS y Florentino, con la fusión con Fenosa debajo del brazo.

Y porque se trata de una operación ad personam en GN apuntan a los verdaderos motivos que han hecho fracasar la fusión: la voluntad de un Galán acostumbrado a hacer y deshacer en Iberdrola, a no someterse al control de un consejo de administración integrado por dominicales en representación de accionistas de tanto peso como La Caixa, la BBK, el BBVA, o el propio Repsol. “Este quiere un jardín para él solo, y que no haya nadie que le pueda discutir que tipo de rosas plantar y con que clase de abono abonar...”.

Uno de los accionistas institucionales de Iberdrola tiene para este diario su propia versión de la ruptura con Gas: “Querían mucho más de lo que Galán estaba dispuesto a dar, querían nombrar al consejero delegado, ni más ni menos, y eso fue lo que le determinó a ir por derecho sobre Scottish Power, que era una posibilidad que tenía sobre su mesa desde el mes de agosto”.