Google
 

31 enero 2007

Los garantizados de bolsa se quitan el sambenito de poco rentables

25/01/2007

Por una vez, y sin que sirva de precedente, los garantizados han mostrado su mejor cara. Ya en octubre del pasado año, las gestoras anticiparon que 2006 podía ser el ejercicio de este tipo de fondos, que garantizan el capital inicial invertido por el partícipe. Y los resultados les dan la razón.

Según los datos de Standard & Poor's, los garantizados de renta variable española lograron una rentabilidad del 10,93 por ciento en 2006. Un buen resultado que se apoyó en la buena marcha de la bolsa, con máximos históricos, y en lo bajos niveles de la volatilidad.

Dos condiciones que han brillado por su ausencia en las épocas de mayor captación para estos fondos. Como el año 2003, con unos mercados bursátiles en mínimos, alta volatilidad y unas opciones -con las que se crean la carcasa garantizada de estos fondos- a precios elevados, las entradas de dinero fueron históricas. Contradicciones de la vida. En aquel año captaron 12.434 millones de euros, mientras que el pasado ejercicio, con todo a su favor, perdieron 354,9 millones.

Incluso, y con datos de la patronal Inverco, desde el pasado julio los inversores han reflejado su escepticismo por estos fondos, con una salida hacia otros productos. En total, recogieron su dinero 76.040 inversores, y se perdieron el momento garantizado más dulce.

¿Por qué?

De los 88 fondos de este tipo de bolsa española, sólo 10 se quedaron por debajo del 2,7 por ciento en el que se colocó la inflación española en 2006. Y las rentabilidades llegan al 33,95 por ciento que logró CAI 100 Garantizado, de Ahorro Corporación Gestión. Un resultado que, incluso, supera el repunte del 31,7 por ciento del Ibex en 2006. Este fondo persigue una rentabilidad escalonada creciente, en función de la posible revalorización de la media mensual que experimente el Ibex 35 entre marzo de 2005 y de 2009.

También Eurovalor Bolsa 100, de Sogeval (Banco Popular), supera a este índice bursátil, con una revalorización del 33,22 por ciento. Buenas notas para unos productos que habían perdido la credibilidad, tras los resultados que obtuvieron los más famosos del sector, como el Supersatisfacción de Santander, que rentó el 0,6 por ciento TAE (tasa anual equivalente).

Este tipo de productos, que supusieron la salvación para muchos inversores en los años aciagos de la bolsa, también han estado en el ojo del huracán por las comisiones que cobran. Los de renta variable aplican una tasa media por la gestión y depositaría del 1,49 por ciento y los de renta fija, del 0,76 por ciento, frente al tope del 2,45 por ciento de los fondos que invierten de forma directa en estos activos.

Además, hay que tener en cuenta que el pasado año vencieron el 7,93 por ciento de los patrimonios que gestionaban. Un porcentaje que se elevará al 18,71 por ciento a lo largo de este ejercicio y al 16,46 por ciento en 2008. Y que dejan ver lo activas que fueron las gestoras en su fabricación. No obstante, para este año las grandes entidades han adelantado que la fiebre garantizada continuará.