Google
 

08 enero 2007

Los gigantes de la tecnología compran firmas de seguridad por 5.300 millones

El segmento de la seguridad informática se ha convertido en uno de los más activos dentro del ámbito de las fusiones y adquisiciones, gracias a la voracidad de algunos de los principales gigantes tecnológicos. Durante el último trimestre, las operaciones corporativas en este negocio han movido cerca de 5.300 millones de dólares (casi 4.100 millones de euros).

El último gran movimiento fue el protagonizado la pasada semana por Cisco Systems, que anunció la compra de IronPort, firma especializada en sistemas de seguridad para correo electrónico y mensajería instantánea, por algo más 830 millones de dólares. La compañía dirigida por John Chambers seguía así la estela marcada por IBM, que compró Internet Security Systems (ISS) por 1.300 millones, y EMC, que se hizo con RSA Security por algo más de 2.100 millones. Desde luego el sector ha estado muy activo. Entre otros movimientos, McAfee se hizo con Citadel, Secure Computing con CipherTrust, Symantec con Revivio y la israelí Check Point con NFR. La firma hebrea está intentando comprar ahora la escandinava Protect Data. Ante el rechazo de algunos accionistas, los directivos de Check Point decidieron mejorar el precio ofrecido casi un 4% hasta 625 millones de dólares.

Y no será la última. Sin ir más lejos, a mediados de diciembre se extendió el rumor en Wall Street de que Hewlett- Packard estaba planeando lanzar una opa sobre Symantec. Las especulaciones obtuvieron credibilidad de los inversores por que las acciones de esta última llegaron a subir casi un 5% en una sola sesión.

Posición

Las empresas parecen estar posicionándose. Así, Tal Liani, analista de Merrill Lynch, señaló que con la compra de IronPort, Cisco ha buscado la ampliación de su oferta de servicios de seguridad y ha tratado de reducir la desventaja en este ámbito con otras empresas tecnológicas como Microsoft y Symantec. En el segmento exclusivo de la seguridad en las redes, Cisco cuenta en la actualidad con una cuota de mercado, según la consultora, Synergy Research, del 38%, frente al 9% de Check Point y el 9,2% de Juniper.

En este sentido, este experto prevé que el segmento de negocio en el que opera IronPort va a pasar de mover 1.100 millones de dólares en todo el mundo durante 2006, a superar los 3.400 millones al término del ejercicio de 2009 con un crecimiento anual cercano al 46%. En una línea similar, IDC prevé que la seguridad en torno a la mensajería podría alcanzar una facturación de 2.600 millones en 2009, con un crecimiento anual del 31%.

Otros analistas esperan que las amenazas de posibles ataques desde internet para consumidorres y empresas aumenten en los próximos meses. Neil MacDonald, experto de Gartnet, señaló en un reciente informe que durante 2007, cerca del 75% de las compañías sufrirán algún tipo de infección por culpa del software maligno (denominado malware en los ambientes especializados). Además, indica que los daños financieros serán mayores.

Las compañías son cada vez más conscientes de los riesgos y están buscando alianzas con las empresas de seguridad. Un ejemplo es de Assurant Solutions, filial de la aseguradora norteamericana Assurant, que la pasada semana firmó un macroacuerdo con McAfee para incluir los productos de esta última en su oferta.

Éxito en las BolsasLas empresas de seguridad informática se han situado entre las destacadas de los últimos meses. Así, desde agosto, las acciones de Symantec se han revalorizado en Wall Street cerca de un 44%, frente a un 48% de Symantec y un 34% de Check Point. Las grandes amenazas previstas para 2007

De cara a 2007, los expertos de la compañía estadounidense McAfee han señalado algunas amenazas procedentes de las redes informáticas para corporaciones y usuarios residenciales. Según ellos, va a aumentar el número de páginas web de robo de contraseñas mediante páginas falsas. Además, seguirá aumentando el Spam, ahora con imágenes. A su vez, los hackers van a aprovechar la generalización de los servicios de vídeo de formato MPEG para distribuir códigos maliciosos. También prevé un mayor número de ataques a teléfonos móviles, dada la mayor conectividad a internet desde estos dispositivos inalámbricos. Los expertos de McAfee apuntan a que durante este año habrá más robos de entidades y pérdidas de datos (en este último caso derivado del robo de ordenadores personales y la pérdida de archivos recuperados). Otra de las amenazas es la mayor utilización de bots, programas de ordenador que realizan actividades autómatas, una herramienta que suele ser utilizada por los hackers en sus ataques contra las infraestructuras tecnológicas de grandes corporaciones o administraciones públicas. Al mismo tiempo van a volver a aparecer los programas parásito que modifican los archivos existentes en un disco, y se incrementará el número de rootkits, un software que contribuye a ocultar otros ataques.