Google
 

22 febrero 2007

Metrovacesa no cae... tanto: Los bajistas atrapados y los que confían en la CNMV se ponen a comprar acciones

De acuerdo con dicha ecuación (0,585 acciones de la francesa Gecina por cada una de la española), Metrovacesa debería haber caído hasta 87,7 euros pero cerró por en 107,95, con una merma del 8,4%.

La pregunta es obvia: ¿Quién adquiere títulos de Metrovacesa a estos precios? Porque el que compra sabe que irá a una OPA a un precio inferior o se quedará en una empresa que será la mitad de la actual y sin perspectivas de nuevas operaciones corporativas. Según distintas fuentes del mercado consultadas, estas compras provienen de dos tipos de inversores: los que estaban atrapados en posiciones bajistas y los que han decidido arriesgarse a apostar que el acuerdo no va a ser aprobado por la CNMV o, al menos, no en los términos anunciados.

Como recordarán, una de las principales causas que dispararon el precio de la inmobiliaria era el estrangulamiento del valor por la enorme cantidad de títulos que estaban en préstamo.

Los que habían tomado estas posiciones bajistas han perdido muchísimo dinero con la subida del valor, y han visto el cielo abierto con la valoración de la OPA para recomprar los títulos (short covering) a un precio más bajo y reducir así sus pérdidas.

“Es lógico este cierre de cortos: tienen pesadillas por culpa de Metrovacesa desde hace meses, y ahora han visto el cielo abierto”, opina un gestor de fondos. Para cerrar las posiciones bajistas hay que comprar las acciones en mercado, lo que hace subir su precio.

Otro perfil de comprador son los que no creen que la CNMV vaya a permitir el acuerdo en sus términos actuales por el perjuicio que supone para los minoritarios.

¿Cuál es la apuesta de estos inversores? La más radical es que Conthe tumbe completamente la operación porque quiere dar un golpe de mano y sentar un precedente. En ese caso, volveríamos a la situación anterior de enfrentamiento a muerte y a la posibilidad de que uno de los dos bandos (o un tercero) lance una OPA con prima sustanciosa para derrotar al otro. Y el valor podría volver a los 120 euros con facilidad.

Menos radical y más probable es que la CNMV autorice la operación pero obligue a lanzar una OPA de exclusión, en la línea de lo apuntado ayer por El Confidencial (ver noticia).


Mi comentario: Si la CNMV tumba total o parcialmente la operación, ellos sabrán por qué lo hacen... pero seguro que no es por los minoritarios: A la CNMV no le importan nada los minoritarios.