Google
 

08 febrero 2007

Pérdidas warrants call Endesa del 50-66%

El incumplimiento de las expectativas por parte de E.ON de elevar el precio de la OPA hasta 40 euros le va a salir por un pico a los inversores más arriesgados, que entraron en los warrants más agresivos sobre la eléctrica, y que hoy están perdiendo entre el 50% y el 66% de su dinero.

Lógicamente, también pierde todo aquel que comprara acciones de la eléctrica por encima de los 38,75 finales: el viernes cerró en 39,04, y desde el 24 de enero había cotizado en cinco sesiones por encima de la cifra definitiva, con un máximo de 39,65 el pasado día 25. A pesar de que E.ON fijó su precio en 38,75, Endesa cae este lunes en bolsa más del 2,5% hasta la zona de 38 euros.

No fueron pocos los que decidieron apostar a que E.ON iba a llegar a 40: se agotaron las emisiones de 4 millones de warrants sobre Endesa con precio de ejercicio en 39 euros con vencimiento en marzo, 3 millones de Société Générale –totalmente vendidos desde el día 25- y otro millón de BNP –que se agotó desde entonces hasta el viernes-. Todo el papel vendido, como si fuera la Lotería de Navidad.

Este warrant call (activo que da derecho a comprar un valor, en este caso Endesa, a un precio fijo, en este caso 39, en el futuro a cambio de una prima) es el más especulativo que se ha emitido sobre la eléctrica. También hay warrants con Endesa a 36, por ejemplo, pero la ganancia potencial (si E.ON hubiera subido hasta 40) era mucho más limitada.

El warrant a 39 está mucho más cerca de ese precio, lo que multiplica su delta, es decir, por cada 1% que se mueve Endesa en bolsa, el warrant se mueve mucho más; no hay que olvidar que los warrants son apalancados, es decir, se invierte por mucho más dinero del que en realidad se pone. Lo cual significa que el potencial de ganancia era muy alto… y también el de pérdida.

Los warrants se desploman el 66% el lunes

Si E.ON hubiera dejado el precio a 34,5 euros, estos inversores habrían perdido todo su dinero: “El derecho a comprar algo a 39 que no vale en mercado más de 34,5 tiene un valor de cero”, explica Adrián Juliá, responsable de warrants de SG. Pero tampoco está mal lo que palman hoy. Con Endesa a 38, el efecto apalancamiento de los warrants hace que sus pérdidas se multipliquen espectacularmente: el de SG se hunde a media sesión un 66,6% (de 0,24 a 0,08 euros) y el de BNP se desploma el 50% (desde 0,32 hasta 0,16 euros).

En todo caso, Alberto Domínguez, de BNP, asegura que no hay problemas para que todos estos inversores pillados puedan salirse ordenadamente.... aunque sea con estas pérdidas. Lo peor de todo es que estas pérdidas son irrecuperables, al menos en su mayor parte, porque nadie va a ofrecer más por Endesa. La única esperanza de recuperar algo es que los fondos de arbitraje entren en la acción a estos precios y la acerquen un poco a los 38,75.

En todo caso, este comportamiento ilustra lo peligroso que es jugar a especular con el precio de una OPA, especialmente si se hace con productos apalancados. Los warrants, como cualquier herramienta, no son peligrosos en sí mismos, pero el uso que se hace de ellos puede ser tan arriesgado como en este caso. Asimismo, queda en evidencia la recomendación de algunos analistas de entrar en Endesa a cualquier precio porque se trataba de una situación “gana-gana”, es decir, que pasara lo que pasara no se podía perder. Bueno, los que jugaron al warrant 39 o los que compraron endesas por encima de 38 no estarán muy de acuerdo.