Google
 

20 febrero 2007

ZP reprende a Solbes: Moncloa sí quiere fusionar Iberdrola y Fenosa.

El milagro ha sido conseguido por una taumatúrgica familia mallorquina, los March, con el apoyo permanente de Jesús Polanco. Y es que, tras perder la batalla de Endesa, que en breve será una empresa alemana, el devenir ha querido que sólo quede un posible campeón nacional, producto de la unión entre Iberdrola y Fenosa, con Scottish Power de añadido.

cuando Florentino Pérez le plantea su interés en fusionar Iberdrola y Fenosa, Solbes se planta. El presidente Ignacio Galán se aferra a esas palabras y hace valer la oferta de Solbes, quien sólo anima la toma de Scottish. Es por eso por lo que la controlada Comisión Nacional de la Energía prepara un informe anti-Florentino y pro-Galán, a la hora de hacer valer los derechos políticos de ACS en Iberdrola. Era, además, lo lógico.

Pero no siempre vence la lógica. En el momento en que los March ponen en marcha su maquinaria –como Lobby, los March siempre utilizan a Polanco- y consiguen el gran cambio : Moncloa vuelve por sus fueros y se impone a Solbes: ahora sí se apuesta por la fusión que Pérez llegó a descartar entre Iberdrola y Fenosa. Ahora mismo, Pérez apuesta por una fusión que, sólo con el capital que controla en las dos compañías -12,5 y 40%- en el momento presente, superaría el 25% de la resultante o se quedaría muy cerca, si hacemos las cuentas sumando Scottish.

En definitiva, Moncloa vuelve a la teoría del campeón nacional y quiere que ese campeón esté compuesto por la suma de Iberdrola y Fenosa.

Y eso que el cambio no ha producido –no podía hacerlo- una variación brusca en la opinión de la CNE. La Comisión ha pasado de un “no” rotundo a un sí medroso. Pero por vez primera se rompe la barrera impuesta por el Decreto 6/2000 de Rodrigo Rato, y su famoso 3% de límite en los derechos políticos, cuando se está en dos empresas de un mismo sector estratégico.

Por cierto, que el BBVA ya había vendido Iberdrola a través de derivados que ahora ha ejecutado. Lo malo es que vendió muy por debajo de 30 euros, cuando ahora cotiza por encima de los 35.