Google
 

19 marzo 2007

Mil millones tienen la culpa: los Entrecanales los ganan en Endesa, mientras Del Rivero los pierde en Repsol

Sacyr, un fiasco

La minusvalía acumulada por la empresa que preside Luis del Rivero en Repsol rozó la escalofriante cifra de 1.000 millones de euros con el desplome del miércoles.

La recuperación de la petrolera (el 1,74% hasta 23,42 euros) redujo el descalabro a 810 millones, muy por encima de los 542 millones de euros que ganó la constructora en 2006. En todo caso, una inversión totalmente ruinosa y con pocas expectativas de recuperación, a juicio de los analistas: Repsol es el valor más barato del Ibex después de caer el 10,61% en lo que llevamos de año. A pesar de ello, es el que más recomendaciones de venta suscita por la falta de confianza en su estrategia.

El mercado también ha castigado a Sacyr por los problemas en Eiffage, el altísimo precio pagado por Iberpistas y la tremenda deuda acumulada por estas operaciones (18.357 millones, 7.100 millones más que su capitalización). La constructora cae el 12,56% en bolsa en 2007 y el 29,9% desde sus máximos históricos de noviembre.

Acciona, los más listos de la clase

En el otro extremo, tenemos a Acciona y sus archifamosos 1.100 millones de euros en plusvalías en Endesa.

De ahí que la tentación de vender a los alemanes sea fuerte para los Entrecanales. Si no lo hacen, se arriesgan a verse emparedados entre dos gigantes como E.ON y Enel, sin mandar en la gestión, con una plusvalía que puede reducirse drásticamente si el valor se viene abajo tras un pobre resultado de la OPA y pagando intereses por la deuda asumida (8.190 millones), por mucho que Acciona diga que con los dividendos de Endesa tiene de sobra para paga estos intereses.

Las tribulaciones de Florentino

Por último, tenemos el caso de Florentino, al que también ha salido rana su inversión en Iberdrola, aunque de momento la compensa con las ganancias en Fenosa. Un día después de la entrada de Acciona en Endesa, Florentino se descolgó con la compra del 10% de Iberdrola a 37 euros, por un importe de 3.335,7 millones de euros. Luego adquirió otro 2,44% mediante derivados, por unos 705 millones; en total, un coste de unos 4.040 millones. Actualmente, el 12,44% de Iberdrola vale en mercado 3.758,24 millones, lo que arroja unas pérdidas para la constructora de unos 282 millones.

Ahora bien, ACS gana mucho dinero con el 40,47% de Fenosa, por el que desembolsó unos 4.170 millones en tres fases: compra del 22,07% al Santander en septiembre de 2005 (la primera incursión de los constructores en la energía), adquisición posterior del 4,5% de Manuel Jove y OPA sobre el 10%. Actualmente, ese porcentaje tiene un valor de 4.776,8 millones de euros, lo que arroja una plusvalía para ACS de 606,8 millones. Lo cual anula con creces las pérdidas en Iberdrola, pero es notablemente inferior a los casi 1.000 millones que llegó a ganar en los máximos de febrero del valor en bolsa.

Ahora bien, estas aventuras han disparado la deuda de ACS hasta 8.746,3 a cierre de 2006, y Florentino se ha quedado de momento sin su sueño de fusionar Iberdrola y Fenosa por la salida hacia delante de su presidente, Ignacio Sánchez Galán, con la OPA sobre Scottish Power. Además, está montando un núcleo duro en contra de Pérez. De momento, parece que la guerra le va a costar más dinero a la constructora: se rumorea que las compras de Santander, que alcanzan ya el 4,35% del capital, vienen de parte de ACS. De ahí que no resulte extraño que Florentino haya ofrecido su paquete en Fenosa a Gas Natural.