Google
 

12 mayo 2007

Historias de información privilegiada en Wall Street

Insider trading o información privilegiada. La compra de acciones u opciones en las horas y días previos al anuncio de una operación corporativa sigue campando a sus anchas en todos los mercados, a pesar de los intentos de los reguladores por proteger la credibilidad y transparencia.

Varios casos de enriquecimiento ilícito han regresado a la primera plana en los últimos días. La justicia norteamericana y el regulador de los mercados en el país -la SEC-, están decididos a acabar con el uso de información privilegia para engordar las cuentas bancarias de inversores sin ética y sin escrúpulos.

La primera condena ejemplar puede ser la que recaiga sobre una antigua abogada de Morgan Stanley y su marido, Randi Collotta y Christopher Collotta, a los que la justicia acusa de haberse endosado unos 600.000 dólares entre septiembre de 2004 y agosto de 2005 gracias al uso de información privilegiada respecto a operaciones de fusiones y adquisiciones de Morgan Stanley, de las que tenía conocimiento la abogada.

El juicio contra la pareja comenzó ayer y se enfrentan hasta a 10 años de prisión cada uno, si bien, Randi Collotta podría ver reducida esta pena. El destino para su marido parece más incierto ya que compartió la información que le suministraba su mujer con un antiguo compañero de instituto, Marc Jurman, quien se declaró culpable en febrero.

En el uso de información privilegiada están siendo también investigados un gestor de hedge funds de Bear Stearns así como un ejecutivo de ventas de UBS. En total, la justicia de EEUU ha presentado cargos contra 13 personas a raíz de una investigación que dura ya cinco años y en la que se ha descubierto que ganaron más de 15 millones de dólares de manera fraudulenta.

Investigaciones en Hong Kong y Londres

Esta semana, el uso de información privilegiada ha sido tema de debate y de información en los medios de comunicación, tanto en Estados Unidos como en Europa. También en Estados Unidos, la SEC investiga a un matrimonio de Hong Kong que obtuvo beneficios de 8,2 millones de dólares con la compra de unas acciones de Dow Jones, días antes de la oferta de Rupert Murdoch, gracias al uso de información confidencial.

Charlotte Wong y Wong Kan compraron 415.000 títulos entre el 13 y el 30 de abril por 15 millones de dólares, lo que representa alrededor del 20% del volumen comerciado a diario en acciones de Dow Jones. De ser considerados culpables los Wong podrían ser sancionados con una multa de más de 13 millones de dólares de Hong Kong (9 millones de euros) y ser encarcelados.