Google
 

08 mayo 2007

La demanda de China tensiona de nuevo los mercados de metales

El precio del cobre, que volvió a cotizar la pasada semana por encima de los 8.300 dólares por tonelada, sigue aupado por la fuerte demanda china y la apuesta de los fondos. Ese primer factor continuará presionando los mercados de materias metálicas primas al alza a medio plazo, según una parte de los analistas del sector. Los 8.300 dólares suponen una revalorización del 35% en lo que va de 2007 y una significativa subida respecto a los 5.270 dólares la tonelada a los que el cobre cotizó en febrero.

En la misma línea, el níquel, que se utiliza para la producción de acero inoxidable, cerró el viernes con un máximo histórico de 51.600 dólares la tonelada. Además de la presión de la demanda y de los algunos problemas de suministro, otros datos que han impulsado la cotización de los metales son los referidos a los stocks, que marcan caídas para el cobre, las aleaciones de aluminio y zinc.

Hay varios datos que apoyan el argumento de que los grandes países de Asia están detrás de esos rallies, pero las cifras sobre importación de cobre refinado aportadas por la Administración china hablan por sí mismas. En el primer trimestre del año las compras de ese metal en el exterior por parte del gigante asiático se elevaron a 483.485 toneladas, lo que supuso un aumento del 135% respecto al mismo periodo de 2006.

Pero las estadísticas que han tenido más impacto en la evolución de las materias primas metálicas, no sólo del cobre, son las del crecimiento de la economía china conocidas el pasado 19 de abril, que muestran un aumento del PIB del 11,1% en el primer trimestre de 2007. Esa subida ha tenido dos lecturas Por un lado, la que considera que los metales que China consume seguirán disfrutando de una fuerte demanda. Aunque, por otro lado, algunos expertos creen que se vuelve abrir la puerta a posibles medidas para enfriar la economía de se país. En esa línea, algunos analistas comienzan a hablar de un posible pinchazo de la burbuja

No obstante, se mantienen recomendaciones positivas para las compañías mineras. John Mackinnon, de Deutsche Bank, señala que permanecen sobreponderados en el sector. 'Nosotros esperamos todavía una tendencia al alza en 2007 y 2008, conducida por la fuerte demanda de los países emergentes, especialmente de China e India, y una mejora más sustancial de la economía japonesa'.