Google
 

14 junio 2007

Google ataca a Microsoft por el nuevo Windows Vista

Una nueva batalla judicial se cierne sobre Microsoft, la mayor empresa de software del mundo. Cuando aún no se ha solucionado el litigio que la compañía mantiene con las autoridades de competencia de la UE, ahora es Google quien ha demandado a la empresa de Bill Gates ante el Departamento Federal de Justicia de Estados Unidos.

Para el departamento jurídico de esta compañía, la última versión del sistema operativo más usado en el mundo -Windows Vista- impide a la competencia de Microsoft poder introducir su software en igualdad de condiciones, incurriendo en prácticas ilegales.

El problema radica en la búsqueda local, un software que permite a los usuarios examinar todo el contenido de sus discos duros, incluyendo el correo electrónico y otros datos, y que las empresas informáticas consideran una herramienta clave de fidelización de los clientes.

Según advierte Google en su demanda, el programa de búsqueda que contiene el Windows Vista no puede eliminarse del equipo, y ralentiza de forma voluntaria el motor de búsqueda de programas de Google.

Por todo ello, la compañía californiana considera que su competidora ha violado los propios acuerdos que Microsoft adoptó en 2002, y que le prohibían diseñar sistemas operativos que impidieran la competencia y la libre elección de los usuarios.

Un «tapado» en Justicia
Las quejas de Google están siendo examinadas por el Departamento de Justicia de EEUU y por procuradores generales estatales, que participaron en el acuerdo que Microsoft aceptó en 2002.

Sin embargo, el pasado domingo el «New York Times» publicaba un extenso artículo titulado «Microsoft encuentra un defensor jurídico en el Departamento de Justicia», y en el que llamaba la atención sobre el «cambio» en la vigilancia de las políticas antitrust en el Departamento de Justicia desde que Thomas Barnett, que había tenido relación con Microsoft años atrás, entró a formar parte del organismo encargado de velar por el correcto cumplimiento de las leyes. Al poco de ser presentada, la demanda de Google contra Microsoft era rechazada gracias a un estudio de Barnett, que según los funcionarios del Estado «repetía los argumentos de Microsoft».

Problemas en Europa
Las prácticas presuntamente ilegales que denuncia Google y que han sido rechazadas por la justicia norteamericana también han supuesto un problema para Microsoft en el continente europeo.

Bruselas acusó a la empresa estadounidense de prácticas que impedían la competencia por incluir en su sistema operativo Windows un reproductor de audio y video, lo cual impedía la competencia de otros softwares, y por el cual podría ser multado hasta con 1.200 millones de dólares.

Este litigio judicial, en todo caso, confirma la aspiración de la neófita Google (nacida en 1998) a convertirse en la primera compañía informática del mundo, por encima de Microsoft.