Google
 

27 julio 2007

Miedo a la crisis de crédito según Cárpatos

El miedo a una crisis de crédito persiste en Europa. Este ahora mismo es el factor más importante y al que más atención debemos prestar. Llevamos muchos días en que cualquier noticia negativa al respecto provoca salidas de papel tremendas, y se le tiene miedo pero miedo de verdad. Hay miedo, mucho miedo, a una crisis del crédito, que pueda poner punto final a la financiación fácil de la que han gozado las empresas para recomprarse a sí mismas y para comprarse unas a otras, lo cual a su vez ha sido casi el único motivo de subida desde hace algunos meses. Una serie de compañías ya han retrasado los planes de compra al complicarse la financiación, otras están aplazando emisiones de bonos para financiarse (se habla de 40), y en suma los temores están al máximo, como muestra el índice ITraxx Crossover del que ya les hablaba ayer despacio, que es ahora mismo el instrumento financiero más vigilado por las manos fuertes, ya que es el barómetro del miedo al crédito. Las bolsas necesitan para dejar de caer que este indicador deje de subir de la manera que lo está haciendo. Varios bancos de inversión comentan que nos movemos en niveles de la crisis de la deuda rusa de 1998. Parece que ahora tampoco es esto para tanto, pero el miedo es libre y las exageraciones en los mercados son habituales y eso es lo que cuenta. Comentan los especialistas que es posible que se haya dado esta exageración porque el índice es activamente usado para cubrirse.

  • Esto arrancó porque los bancos que trataban de recaudar US$20.000 millones para Chrysler Group aplazaron la colocación de US$12.000 millones en deuda para la automotriz estadounidense. Chrysler pasará a ser controlada la semana entrante por el fondo de cobertura neoyorquino Cerberus Capital Management, tal y como se esperaba. Pero en lugar de financiar la operación con dinero de los inversionistas en deuda, bancos como J.P. Morgan, Citigroup y Goldman Sachs tendrán que meterse la mano a sus propios bolsillos, al menos por ahora. Cerberus y Daimler AG, la automotriz alemana que vendió Chrysler, también aportarán lo suyo. (...)El aplazamiento de la venta de deuda de Chrysler no significa, necesariamente, el fin de la ola de fusiones y adquisiciones, aunque algunos ejecutivos de Wall Street reconocen que el financiamiento de estos acuerdos se encarecerá. Además, el auge de las compras apalancadas, que han destinado capital fresco a industrias en problemas, como la automotriz y la de periódicos, perderá mucha fuerza.
  • La mayor renuencia de los inversionistas a financiar esta clase de operaciones no se limita a Estados Unidos. Además, los bancos no tuvieron más remedio que postergar la venta de préstamos por 5.050 millones de libras esterlinas, US$10.400 millones, para financiar la compra apalancada de la cadena británica de farmacias Alliance Boots PLC por parte de la firma estadounidense de capital privado Kohlberg Kravis Roberts & Co.
  • Sobre las subprimes, Absolute Capital, una firma de Hedge Funds participada por ABN Amro Australia, ha suspendido las retiradas de dinero de los clientes del fondo hasta octubre debido a la falta de liquidez por haberse metido en el charco de las subprimes y demás enredos. Igualmente Basis Capital, otro Hedge australiano suspende liquidez igualmente. Esto no va a gustar nada a las bolsas. El miedo subprime se sigue enredando y vamos a peor. Repito que esto es ahora mismo el principal problema de las bolsas.
  • Los miedos se incrementaban, cuando otra compañía aplazaba operaciones de fusión por los problemas en el mercado de crédito. Cadbury Schweppes, mundialmente conocida por su tónica, se desplomaba en la apertura tras decir que aplaza la venta de su unidad de EEUU ante las turbulencias en el mercado de crédito.
Hasta ahora, cada vez que bajábamos desde hace varios meses era con excusas sin demasiado fundamento, pero la excusa actual, toca la línea de flotación de la subida de los últimos años, la liquidez de la que se ha alimentado y la convierte en peligrosa, por lo que hay que moverse con prudencia.

En cualquier caso aún no hay indicios de que lo que ha mantenido al mercado en pie se haya cortado, la actividad de recompras y de compras de unos a otros aunque más lenta ha seguido en la semana, y Biderman ha hecho muchas declaraciones durante la semana, en las que afirma que no está preocupado por la bajada, señal inequívoca de que los indicadores de liquidez no han girado, ya que en ese caso ya saben que hubiera pasado automáticament a bajista. No obstante siempre hay que tener en cuenta que Biderman se mueve a medio-largo plazo, y que las correcciones aunque sean muy fuertes no le afectan en sus decisiones. Quiero decir que el puede seguir alcista, pillarle por en medio una corrección del 10% y no variar la posición, ya que su sistema solo varía cuando hay cambio de flujo mayor de liquidez.

He conseguido un gráfico del famoso iTraxx que está de moda ahora, este es en diario, ya saben que cuanto más sube más miedo a problemas en el crédito y viceversa cuando baja. El gráfico es del día 26, el día 27 se alcanzan los 454!!