Google
 

04 agosto 2007

Mercadona cuida a sus empleadas embarazadas

Mercadona ha dado un paso más en su política de conciliación de la vida laboral y familiar. La cadena de supermercados permitirá a sus trabajadoras embarazadas coger la baja a las 20 semanas de gestación y mantener el sueldo íntegro hasta el parto.

Las empleadas de Mercadona están de enhorabuena. La compañía de supermercados ha firmado un acuerdo con los sindicatos que permitirá a las embarazadas abandonar su puesto de trabajo desde la vigésima semana de gestación y percibir el salario íntegro hasta el día del parto.

El acuerdo, que entrará en vigor el próximo 4 de septiembre, también permitirá a aquellas empleadas, cuyo puesto de trabajo requiere mayor esfuerzo físico, adelantar la medida a la duodécima semana de gestación.

Para sustituir a las trabajadoras que se beneficien de esta decisión, Mercadona ha asumido el compromiso de contratar a personas desempleadas. La medida ha sido promovida conjuntamente por UGT, CC OO y el Sindicato Independiente, que la valoran positivamente al tratarse de 'un paso más en la conciliación de la vida familiar y laboral'.

El representante de UGT, Jesús Natividad, incidió en el trabajo constante de los sindicatos y la dirección de Mercadona en esta dirección, mientras que desde CC OO, Isabel García estimó que el acuerdo 'mejora lo establecido tanto en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales como en la reciente Ley de Igualdad'. En el mismo sentido, el representante del Sindicato Independiente, Pepe Pintado, destacó sobre todo que las trabajadoras que se acojan a esta medida 'perciban su salario íntegro hasta el día del parto'.

La cadena de supermercados siempre ha hecho gala de la política social hacia sus empleados. Por ejemplo, sus 57.000 trabajadores disponen de contrato fijo. Además, la compañía no abre, como norma general, sus establecimientos en domingo y la plantilla conoce su horario con un mes de antelación. De hecho, el acuerdo alcanzado este viernes con los sindicatos no es el primero al que accede la empresa para beneficiar a sus empleadas embarazadas.

En 2005, la compañía decidió ofrecer a sus trabajadoras la posibilidad de alargar en 30 días los cuatro meses de permiso por maternidad establecidos legalmente. En el último ejercicio, 3.600 madres se acogieron a este permiso, por encima de las 2.900 que accedieron a él en el año anterior. Es decir, una de cada 10 empleadas de Mercadona ampliaron en 2006 su baja por maternidad.

Otra de las medidas que destaca la compañía presidida por Juan Roig es la creación de centros de educación infantil en los bloques logísticos de Sant Sadurní d' Anoia (Barcelona), San Isidro (Alicante) y Huévar (Sevilla) y prevé abrir centros similares en las futuras plataformas de distribución, como la de Cienpozuelos en Madrid.

Estos centros de educación infantil suponen una inversión de 1,8 millones de euros, ya que incluyen un servicio de alimentación gratuita.

Prima por objetivos de 167 millones

La firma de distribución destaca que la retribución a sus empleados supera la media del sector. En parte, gracias a las primas por objetivos. Por ejemplo, en 2006 todos los trabajadores de Mercadona con más de un año en la compañía, que cumpliesen durante el ejercicio las metas fijadas, cobraron una prima equivalente a una o dos mensualidades de su salario. De tal manera, en el conjunto del año, la compañía distribuyó por este concepto 124 millones de euros.

Además, la cadena presidida por Juan Roig quiso 'reconocer la fuerte implicación de los trabajadores en el proyecto' con el reparto de una prima adicional de 43 millones de euros, equivalentes a media mensualidad de cada empleado. Alcanzando así una prima por objetivos global de 167 millones de euros. Mercadona cerró 2006 con un beneficio neto de 241,8 millones de euros. Es decir, las primas por objetivos equivalieron al 69% del resultado de 2006.