Google
 

14 octubre 2007

Fórmulas para sacar partido a la divisa fuerte

Los máximos del euro, que ha rozado los 1,43 dólares, tienen una doble lectura. De esta forma, el cambio puede ofrecer un gran número de oportunidades para consumidores, inversores y ahorradores.

1. Bienvenido Míster García. La fortaleza del euro hace de los españoles unos clientes preciados en Estados Unidos

Miami sale barato. La escalada del precio del suelo en España ha provocado que ya no sea tan extravagante ni propio sólo de folclóricas comprar una vivienda en Miami. 'Una apartamento nuevo en una urbanización de lujo -piscina con asistentes que te traen la toalla, aparca choches y gimnasio- cuesta unos 5.500 dólares 3.879 euros el metro cuadrado. Y estamos hablando de zonas lujosas. Si te vas al mercado de segunda mano el precio es mucho menor', explica Manuel G. Garnacho, director de la oficina regional para América Latina de C.B. Richard Ellis. Eso sí, el seguro de la vivienda es muy caro debido a que es una zona azotada a menudo por los huracanes.

Sin embargo, ahora no parece el mejor momento para invertir en vivienda, pues el precio ha caído en Estados Unidos y en el sector persiste la incertidumbre. 'Ya lleva un año o más cayendo', asegura Garnacho. Con todo, Mauricio Uribe, de Miami Brokers, explica que la subida del euro ha provocado que cada vez más españoles, y no sólo grandes empresas, contacten con él para conocer la viabilidad de abrir un negocio en Florida. Una de las grandes ventajas es el idioma. De hecho, no es extraño que al llamar a Florida te respondan directamente en castellano.

Otros que pueden beneficiarse de la fortaleza del euro son los estudiantes de intercambio. Cada año, miles de jóvenes españoles se desplazan cursar estudios en universidades americanas. Con el cambio actual puede salir más barato estudiar en América que en muchas capitales europeas como Londres.

La cartera respira. La ortodoxia económica es clara al respecto. Una divisa fuerte sirve para controlar la inflación. El precio del euro repercute directamente en los bolsillos de todos los españoles. 'Y más cuando un producto como el petróleo, principal fuente de energía, se vende en dólares', explica Santiago Mínguez, profesor de ESADE y senior manager de KPMG.

Desde el año 2006, el precio del barril de Brent, de referencia en el mercado europeo, ha subido un 35,2%. Sin embargo, si se utilizan euros, la escalada ha sido mucho menor, un 13,5%. Con todo, es difícil cuantificar el ahorro que el aprecio del euro supone en el coste de la gasolina, pues las compañías petroleras manejan multitud de variables a la hora de determinar el precio del carburante. Una subida o bajada del precio del crudo no se traduce en la misma proporción al precio final.

La fortaleza del euro también ha contribuido, junto a la crisis de liquidez, a que Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, aplace su política de subida de tipos de interés, que actualmente están en el 4%. Un dato positivo para aquellos que pagan una hipoteca. Por otro lado, un euro fuerte supone una pérdida de competitividad para las compañías exportadoras. De hecho, en Alemania y Francia algunas empresas ya han hecho notar su malestar por ello.

Nueva York, más cerca. No hace tanto tiempo, los españoles iban a Andorra atraídos por sus precios más baratos y regresaban cargados de azúcar y queso. Y ahora, gracias a la fortaleza del euro, los españoles desembarcan como marajás en la primera potencia del mundo, EE UU, que recibe a los europeos con sus mejores galas.

El pasado martes, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, inauguró una campaña publicitaria para atraer a turistas que se realizará en diez países, entre ellos España. Nueva York se gastará unos 42 millones de euros para atraer a 50 millones de turistas en 2015. El año pasado, unos 43,8 millones de personas visitaron la ciudad.

Otra muestra del interés americano por el viajero español es la apertura a principios de año de una oficina turística de Nueva York en Madrid. 'Hace poco que hemos abierto pero ya hemos recibido muchas visitas', dice Abigail Sigüenza, responsable de la oficina. España es el noveno país que más turistas aporta y ha crecido un 24,8% en 2006 respecto al año anterior.

Lo que con la peseta era imposible, hoy, con el euro, es una realidad: comprar en la gran manzana a mejor precio que en la Gran Vía madrileña o en la plaza del pueblo. Desde pasar la noche en un hotel de lujo, comprar ropa o tecnología, sale más barato ahora que hace un año. Desde el primero de enero, el euro se ha apreciado un 7,3% respecto al dólar.

Algunas compañías, como Apple, impiden que los europeos compren vía web sus productos en dólares para evitar que les salga más barato que en las tiendas europeas. Afortunadamente, siempre quedarán páginas web como Amazón o Ebay para aprovechar la fortaleza del euro.

2. Selección a la hora de invertir. Sufren los exportadores, pero el Ibex puede respirar tranquilo

Latinoamérica suma. El crecimiento de las empresas españolas en los últimos años se debe en buena medida a su expansión internacional. El escenario de desaceleración al que se enfrenta la economía preocupa y los expertos, de hecho, encuentran que la exposición exterior de las empresas españolas es más una ventaja que una debilidad en el momento actual.

En la primera mitad del año el 52,45% de los ingresos se generaron en España, el 19% en la Unión Europea y el 21,6% en Asia y Latinoamérica, mientras que el área dólar representó menos del 7% de los ingresos. Por tanto, los analistas restan preocupación a la debilidad reciente del dólar frente al euro, en un momento en el que las divisas latinoamericanas están aprovechando la fortaleza de la región. 'Brasil y México tienen unas perspectivas excelentes y son los países donde hay una mayor exposición de empresas españolas. Nos gustan mucho las que tienen ingresos fuera', explica Esteban Gridilla, responsable del departamento de gestión de carteras de LLoyds TSB. Y es que el aumento de actividad puede ver compensada la fortaleza del euro.

Últimamente, además, priman una y otra vez las apuestas a favor de empresas grandes frente a pequeñas. Por tanto, Telefónica, Santander, BBVA pese a su exposición exterior, están entre las preferidas de muchos expertos. Aunque, eso sí, la banca aún genera algo de recelo y es más una apuesta a largo plazo.

Ideas sectoriales. Un euro fuerte reduce la competitividad de las exportadoras europeas. Una caída del 10% del dólar merma el beneficio antes de impuestos (Ebit) de las empresas no financieras alrededor de un 5% y en un 1,5% el de las financieras, según cálculos de Deutsche Bank. Los expertos, sin embargo, consideran que el impacto para aquellas con una mayor exposición al exterior será limitado.

'Hay que tener en cuenta que muchas utilizan sistemas de cobertura y cuando esto ocurre el impacto de una subida del dólar del 10% reduce la caída del Ebit del 5% al 1,4%. Otras empresas optan por cambiar proveedores o producen fuera para mitigar los efectos cambiarios', explica Miguel Ángel García, director de inversiones de Deutsche Bank.

La complejidad de computar tantas variables lleva a algunos expertos a aconsejar evitar a los representantes del sector de salud, químicas, petróleo y gas, tecnología, industria y automoción en Europa, sectores con una mayor dependencia de ingresos en dólares. Por poner nombres Daimlerchysler, CRH, Synthes, Fresenius, Essilor, Atlas Copco, Securitas, Swiss Re, Ahold, Elan, Bae Systems, Astrazeneca, UCB, Shire, Dassault Systemes, Hunting, ICI, Thomson, GlaxoSmithKline, Sage o Yell son algunas empresas con más del 40% de ventas en dólares, según Citigroup. Los sectores menos expuestos al dólar, por contra, engloban a representantes del sector eléctrico, servicios financieros, distribución, telecomunicaciones y viajes y ocio.

3. Cuenta en libras, deuda en yenes. La eventual caída del euro haría atractivas otras divisas

Depósitos. El avance imparable del euro, que renueva máximos históricos al ritmo de los zarpazos de la crisis hipotecaria de EE UU, no será eterno. Y para aquellos inversores sin miedo a la volatilidad inherente al mercado de divisas, la contratación de un depósito en una moneda distinta al euro puede ser una buena oportunidad. Para empezar, los tipos estadounidenses, aun habiendo caído al 4,75%, son superiores al 4% del euro. Y este diferencial es aún más favorable respecto a la libra, con los tipos al 5,75%, si bien el mercado comienza a descontar un recorte.

'Ahorraría mejor en libras, que es menos volátil que el dólar y afronta menos riesgo de bajada de tipos', señala David Cano, de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Pero la libra se ha depreciado en el año casi el 4% frente al euro, lo que perjudica a aquellos que hayan contratado hace meses un depósito en la divisa británica. La oportunidad para el inversor está en que cambien las tornas y el euro se debilite. Así, la perspectiva de que el dólar recupere terreno puede hacer más apetecible la contratación de un depósito en el billete verde. 'Está tremendamente barato y su precio no es sostenible en un plazo de tres a seis meses', añade Cano.

Citibank, Bankinter y Barclays son algunas de las entidades con depósitos en divisas, aunque el sector bancario reconoce que la guerra del pasivo está en los depósitos en euros, del agrado de todos los públicos y ajenos a las oscilaciones de las divisas.

Hipotecas. La contratación de hipotecas en divisas es un fenómeno minoritario en el mercado español pero que ha dejado grandes alegrías a quienes asumieron su deuda en el yen japonés. Según explica Francisco Isidro, director de negocio internacional de Bankinter, 'la oportunidad no está tanto en el tipo de cambio de la divisa como en el tipo de interés'. Y en Japón están en el 0,5%. El lado más amargo de esta apuesta está en la extrema volatilidad de esta divisa, víctima de lo que se conoce como carry trade, mecanismo por el que los inversores más especuladores se endeudan en yenes, a menor interés. Con el estallido de la crisis financiera de este verano, esos inversores deshicieron posiciones de riesgo, provocando la apreciación del yen. 'Quien suscribió una hipoteca en yenes en 2005 o 2006 ha ganado dinero, al contrario que quien lo hizo en mayo de este año', explica Isidro, que recuerda que una hipoteca en multidivisas debe contratarse con miras a largo plazo.

Además, estas hipotecas permiten mudar de divisa cada mes, por lo que 'conviene no ponerse nerviosos', insisten en Bankinter, donde reconocen en cualquier caso que muchos clientes han resguardado últimamente su hipoteca de la extrema volatilidad, cambiando a euros.