Google
 

20 octubre 2006

Bush firma polémica ley contra el terror

Utilizado en En lucha por las libertades civiles

Prevé "severas técnicas" para los interrogatorios

La medida indica que las declaraciones obtenidas mediante tortura no son admisibles, pero sí la información lograda por métodos que activistas de derechos humanos consideran que podrían ser violatorios de principios contra el trato cruel, inhumano o degradante.

Igualmente, sienta parámetros para el interrogatorio de detenidos, establece inmunidad de hecho para interrogadores estadounidenses frente a eventuales demandas en tribunales del país y limita los recursos legales a disposición de los detenidos, incluso el principio de Habeas Corpus (amparo).

La nueva ley "viola principios y valores básicos de nuestro sistema constitucional de gobierno", indicó el senador demócrata Russ Feingold, uno de los opositores a la nueva ley, quien considera que ésta "permite a nuestro gobierno detener individuos en suelo estadounidense indefinidamente, sin oportunidad de cuestionar su detención en una corte"

Por su parte, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) afirmó que la legislación es "inconstitucional y antiestadounidense", en palabras de su presidente Anthony Romero.