Google
 

13 noviembre 2006

Accionistas de Metrovacesa piden que se investigue la autocartera

Un artículo antiguo... pero que vale la pena conservar

La compañía perdió 11 millones de euros con la venta de las acciones propias

Algunos accionistas minoritarios del grupo inmobiliario quieren que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) investigue la gestión de la autocartera a lo largo de 2005.

Con esta denuncia llueve sobre mojado, ya que el responsable de la gestión de la autocartera es Ignacio López del Hierro, consejero de Metrovacesa, que ya fue multado con 36.000 euros por operaciones similares en julio del 2005. Si la CNMV no actúa de oficio, algunos de estos accionistas han indicado a LA GACETA que pedirán una investigación oficial.

En la memoria de 2005, se comprueba que la compañía invirtió a lo largo del año más de 348 millones de euros—equivalente a un 6,88% del capital— en títulos propios. Una cifra que supera la de inversión en edificios terminados a lo largo de todo el ejercicio.

El problema reside en que Metrovacesa perdió en estas operaciones más 11 millones de euros. Los analistas consultados por LA GACETA comentan, además, que estás pérdidas son inexplicables si se tiene en cuenta que en 2005 la evolución de la cotización de Metrovacesa fue absolutamente alcista: el valor empezó el año a 35,29 euros por acción y cerró a 51,30 euros.
El 24 de diciembre de 2005, Joaquín Rivero envió una carta a Luis Portillo, en la que le comunicaba al promotor sevillano que estaba dispuesto a comprarle parte de su paquete en Metrovacesa a 57,5 euros la acción. La oferta, aunque se formalizó el día de Noche Buena, no se comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, hasta el día 31 de diciembre.

Con posterioridad a estos hechos, se ha sabido que, mientras Rivero compraba esas acciones a 57,5 euros, entre el 27, 28, 29 y 30 de diciembre, Metrovacesa vendía 1,2 millones de acciones propias, a unos precios que oscilaban entre los 51,6 y 51,3 euros. Posteriormente, el 2 de enero, cuando el mercado se enteró de lo que Rivero había pagado a Portillo, la cotización repuntó, situándose entorno a los 56 euros.

Es decir, apunta un analista, "López del Hierro y Rivero han regalado a alguien, en una semana, casi cinco millones de euros: cinco euros por acción, al vendérselas los últimos días del año a poco más de 51 euros, cuando en enero ya cotizaban por encima de los 55 y ellos sabían que iba a suceder así".

Las especulaciones sobre quién es el beneficiario de la operación son de lo más variado, pero lo que es evidente es que alguien ha ganado mucho dinero. En el mercado ya empieza a plantearse que el interés de Rivero por mantener el control de Metrovacesa, aunque sea pagando la fortuna de 80 euros por acción, se debe, en parte, a su intento de evitar que nadie fisgue excesivamente en las cuentas de la compañía.