Google
 

28 noviembre 2006

Los certificados serán el gran producto de inversión de 2007, si Hacienda se lo permite

Si los productos estrella que han llegado a España en 2006 han sido los ETFs (fondos cotizados), el gran desembarco previsto para 2007 es el de los certificados. Un producto que tiene mucho éxito en el resto de Europa y que puede abrir un nuevo mundo de posibilidades para los inversores. Sólo hace falta que Hacienda mejore su tratamiento fiscal, algo para lo que están presionando los bancos interesados y el propio BME, el holding de los mercados españoles.

Los certificados son valores que replican el movimiento de otro activo, que puede ser cualquier cosa: un índice bursátil, acciones individuales, bonos, divisas, materias primas, fondos de inversión... Además, cotizan en bolsa, lo que permite comprarlos y venderlos en cualquier momento. Hasta aquí, son parecidos a los ETFs, pero no se trata de fondos, sino de títulos individuales como los bonos o las acciones.

Su gran éxito en Europa se deriva de su enorme flexibilidad, que les permite mejorar el comportamiento del subyacente, bien porque limitan el riesgo de caídas, bien porque multiplican las ganancias.

En el mercado español este producto está subdesarrollado, con sólo 15 emisiones vivas. Y la razón de este subdesarrollo es fiscal: no porque tributen de modo diferente a las acciones o los warrants (todo irá al 18%), sino porque tienen retención. La exigencia de retener en la venta de un producto y la burocracia que ello apareja imposibilitan un mercado líquido y dinámico. De hecho, las retenciones impidieron el lanzamiento hace algunos años de otro producto que prometía mucho: los turbowarrants.

El gran problema para que esta reforma fiscal salga adelante es que no cuenta con el visto bueno de los grandes bancos españoles. El apoyo de estas entidades a los ETFs fue decisivo para que lograran su beneficioso régimen fiscal, pero de momento no tienen interés en el mercado de certificados. Habrá que ver si estos grandes bancos extranjeros, más BME, tienen fuerza suficiente para lograr el mismo resultado ahora.