Google
 

05 diciembre 2006

Nuestros nuevos amos

Patente de corso, por Arturo Pérez-Reverte

Pasó el tiempo en que los reyes nos esquilmaban, los curas regían la vida familiar y social, y los generales nos hacían marcar el paso. Ahora vivimos en democracia. Pero sigue siendo el nuestro un esperpento fiel a las tradiciones. Contaminada de nosotros mismos, la democracia española es incompleta y sectaria. Ignora el respeto por el adversario; y la incultura, la ruindad insolidaria, la demagogia y la estupidez envenenan cuanto de noble hay en la vieja palabra. Seguimos siendo tan fieles a lo que somos, que a falta de reyes que nos desgobiernen, de curas que nos quemen o rijan nuestra vida, de generales que prohíban libros y nos fusilen al amanecer, hemos sabido dotarnos de una nueva casta que, acomodándola al tiempo en que vivimos, mantiene viva la vieja costumbre de chuparnos la sangre. Nos muerden los mismos perros infames, aunque con distintos nombres y collares. Si antes eran otros quienes fabricaban a su medida una España donde medrar y gobernar, hoy es la clase política la que ha ido organizándose el cortijo, transformándolo a su imagen y semejanza, según sus necesidades, sus ambiciones, sus bellacos pasteleos. Ésa es la nueva aristocracia española, encantada, además, de haberse conocido. No hay más que verlos con sus corbatas fosforito y su sonriente desvergüenza a mano derecha, con su inane gravedad de tontos solemnes a mano izquierda, con su ruin y bajuno descaro los nacionalistas, con su alelado vaivén mercenario los demás, siempre a ver cómo ponen la mano y lo que cae. Sin rubor y sin tasa.

En España, la de político debe de ser una de las escasas profesiones para la que no hace falta tener el bachillerato. Se pone de manifiesto en el continuo rizar el rizo, legislatura tras legislatura, de la mala educación, la ausencia de maneras y el desconocimiento de los principios elementales de la gramática, la sintaxis, los ciudadanos y ciudadanas, el lenguaje sexista o no sexista, la memoria histórica, la economía, el derecho, la ciencia, la diplomacia. Y encima de cantamañas, chulos. Se atreven a todo porque todo lo ignoran, y porque le han cogido el tranquillo a la impunidad en este país miserable, cobarde, que nada exige a sus políticos pues nada se exige a sí mismo.

Nos han tomado perfectas las medidas, porque la incultura, la cobardía y la estupidez no están reñidas con la astucia. Hay imbéciles analfabetos con disposición natural a medrar y a sobrevivir, para quienes esta torpe y acomplejada España es el paraíso. Y así, tras la añada de políticos admirables que tanta esperanza nos dieron, ha tomado el relevo esta generación de trileros profesionales que no vivieron el franquismo, la clandestinidad ni la Transición, mediocres funcionarios de partido que tampoco han trabajado en su vida, ni tienen intención de hacerlo. Gente sin el menor vínculo con el mundo real que hay más allá de las siglas que los cobijan, autistas profesionales que sólo frecuentan a compadres y cómplices, nutriéndose de ellos y entre ellos. Salvo algunas escasas y dignísimas excepciones, la democracia española está infestada de una gentuza que en otros países o circunstancias jamás habría puesto sus sucias manos en el manejo de presupuestos o en la redacción de un estatuto. Pero ahí están ellos: oportunistas aupados por el negocio del pelotazo autonómico, poceros de la política. Los nuevos amos de España.

4 comentarios:

Carlos dijo...

Libro 36 ESTRATEGIAS CHINAS. Puede bajarlo desde
http://www.personal.able.es/cm.perez/36_estrategias_chinas.pdf

Describe estratagemas como "moverse sin ser visto en el mar a plena luz del día", "matar con una espada prestada" o "crear algo a partir de la nada". Cuando usted domine estas 36 estrategias, estará preparado para encontrar soluciones a cualquier tipo de problema y será capaz de adaptarse a toda clase de circunstancias.

Para mas información:
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Fernan2 dijo...

Es interesante... bueno, al menos la parte de estrategia, porque también tiene un componente maquiavélico que no me gusta tanto por su poca ética.

Pero una pregunta: ¿Esto es publicidad que te haces, como parece, o tiene algo que ver con el comentario de Pérez Reverte?

s2

MaNDReiK dijo...

Dudo que habiendo pasado incluso las primeras nieves del año desde que se ecribió tu respuesta y este comentario lo vayas a leer, pero me gustaría aclarar que el texto de Perez Reverte hace clara alusión a Maquiavelo.
Siendo escueto diría que recuerda las virtudes del gobernante y el gobernado...
Si, si, del gobernado al que le asigna el deber de no dormirse en los laureles dejando su futuro en manos de incopetentes y/o personajes malignos. (Que horror no hay nada más peligroso y grotesco que un tonto y malo)
Es por esto y más cosas que no describo que no entiendo esa forma de pensar que identifica a maquiavelo con lo negativo, siendo todo lo contrario, El Pricipe supuso una patada en las PeLoTaS para muchos PANOLIS como el actual jefe del estado o el anterior jefe de gobierno p.e. El que tenemos ahora me desconcierta (hay destellos de valor y KaGueTa a la vez) pero tampoco se salva.

Fernan2 dijo...

Hola, MaNDReiK, no temas a las nieves, que Google me manda un email cada vez que soy invocado, jejeje....

Bien que lo lamento, pero no me he leído "El Príncipe", de Maquiavelo; ahora bien, lo que tengo entendido es que es un libro tremendamente inteligente pero que no duda en recomendar prácticas de dudosa moralidad... ¿es así? En particular, en lo que afecta al gobernante...

Respecto a lo que afecta a los gobernados, me temo que no damos la talla (como colectivo)...

- Más de la mitad de los españoles son de un partido como quien es de un equipo de fútbol... es decir, hagan lo que hagan ellos y los otros!! Y además, no quieren escuchar información ni voces críticas, sino adoctrinamiento.

- Del resto, la amplia mayoría "pasa" de la política.

- Y del ya escaso grupo que se interesan de forma crítica por la política, si quitas los que lo hacen por interés y los idealistas utópicos que no ven lo que puede ser y lo que no, te quedas con el viejo adagio...

"En España, de cada 100 cabezas, una piensa y 99 embisten".

s2