Google
 

04 febrero 2007

Petróleo y Gas Natural: Teoría de la opinión contraria

El Crudo marcó su máximo histórico el pasado mes de julio -78.4 dólares por barril- y desde entonces ha perdido un tercio de su valor en un proceso de ventas rápido pero ordenado.

No se han producido grandes descalabros en el mundo de la inversión. Sólo los hedge funds más ponderados en el sector han sufrido los vaivenes y muchos acumulan rentabilidades negativas.

CRUDO WEST TEXAS 1998-2007 (gráfico mensual)

El precio del Gas Natural, sin embargo, se ha movido más agresivamente y sí ha dejado damnificados seriamente dañados en el camino. En diciembre del 2.005 cotizó su máximo histórico en 15.78 dólares y sólo 10 meses después se situó en $4.59 (-70.9%).

El proceso de ventas fue devastador, sucesivos huecos de apertura a la baja, largas barras bajistas en gráficos diarios, caídas sin mínimas correcciones técnicas al alza y por fin un proceso, que considero de formación de suelo de largo plazo, excesivamente volátil.

El último coletazo bajista del pasado mes de septiembre, se dejó sentir arrastrando a la tumba a un gran hegde fund (Amaranth) con cerca de $5.000 millones. El suelo mencionado continua en vigor dentro de un amplio rango de fluctuación y con un sentimiento inversor cada día más deprimido. El mercado muestra escaso interés por invertir en este sector.

GAS NATURAL 1998-2007 (gráfico mensual)

Las empresas de los sectores de Petróleo y Gas, así como los ETF del sector y los Trust canadienses, exploradores, compañías de servicios y auxiliares petrolíferos, etc... han perdido abultados porcentajes en sus cotizaciones y se encuentran en situación delicada; no atraen fondos capaces de absorber las ventas y sustentar sus cotizaciones bursátiles. Los gestores más agresivos han rotado sus carteras vendiendo energías y comprando tecnológicas.

Varios informes de mercado recientes dan la bienvenida a un mercado que consideran bajista en los mercados de energías fósiles, anticipan duradero en el tiempo, y aluden al calentamiento de la tierra como importante factor de debilidad de la demanda.

La moderación económica esperada también permite prever una menor demanda. Ambos factores junto con la rotación sectorial comentada, han provocado los recortes de precios.

La fuerte inercia de las economías China e India supone mayores necesidades energéticas, la demanda de ambos crece significativamente cada año. Crecimientos del PIB próximos al 10% aportan mayor bienestar entre las clases más pobres y fomentan la inclusión de más gente en el mercado de consumo. Un consumo que eventualmente necesita energía, en forma de gasolina o diesel, gas natural, derivados del petróleo, etc...

BREVES DATOS PARA LA REFLEXIÓN

OFERTA. Debido a la falta de descubrimiento de nuevos yacimientos, los “exploradores” buscan en lugares más complicados donde la extracción del crudo es cada vez más difícil, necesita sofisticada tecnología, requiere mayor gasto y los pozos que encuentran contienen crudo pesado y costoso de refinar.

DEMANDA. Estados Unidos consume cerca del 25% de la energía global cuando son sólo el 5% de la población mundial y tienen un crecimiento del PIB del 3%. Por otro lado, China consume sólo el 9% de la energía global siendo casi un cuarto de la población mundial y con una economía creciendo a tasas del 10%.

La relación USA China es inversa en cuanto a población y consumo de energías y si los crecimientos de China e India continúan fuertes es de esperar que la demanda también continúe presionando al alza vigorosamente.

CONTINGENCIAS. las relaciones entre el mundo occidental y los países productores de petróleo pueden causar imprevistos que pongan de manifiesto seriamente la grave dependencia de las economías.

Países como Iran, Siria, Iraq, Venezuela, Nigeria, Rusia y otros, tienen la capacidad de crear perturbaciones y desestabilizar los mercados y los precios. La coyuntura geopolítica es muy delicada y un movimiento en falso puede hacer saltar todas las alarmas y catapultar al alza los precios del crudo y del gas.

Los precios del petróleo y gas pueden caer y vivir episodios de debilidad como cualquier otro activo cuando se encuentra en fase alcista de largo plazo. Son correcciones normales dentro de la tendencia principal y en el caso que nos ocupa, mientras no se observen señales técnicas de cambio de tendencia, ambos se encuentran en tendencias alcistas de largo plazo. Los datos para la reflexión apuntados apuntalan la base alcista de fondo en la tendencia.