Google
 

21 abril 2007

Astroc se desploma un 43% en un dia

Ortega mantenía serias divergencias con Bañuelos por su deseo de vender la participación del 5% en su poder. Esta solicitud, sin embargo, no estaba siendo atendida por su socio, que tenía suscrita una opción de recompra similar a las existentes con otros accionistas, como ocurrió recientemente con el paquete del 5% de Rayet.

El momento procesal no era el oportuno para Bañuelos. Las acciones de Astroc acumulaban un descenso continuado desde el pasado mes de febrero, cuando alcanzó los máximos de 75 euros por acción. Antes del hundimiento del 43% sufrido ayer, cerrando en unos irreconocibles 26 euros, los títulos de la inmobiliaria habían retrocedido ya en sólo dos meses a niveles de 45 euros.

En este camino de caída, algunos accionistas relevantes aprovecharon para recoger plusvalías. El primero en reducir su posición fue la familia Nozaleda, que pasó de un 10% a un 7%, mientras que Rayet soltó su 5% con la ejecución de su opción de venta a 50 euros. En ambos casos, el comprador era siempre el propio Bañuelos, que prefería asumir el reembolso antes que soltar papel al mercado.

En esta coyuntura, la posición vendedora de Ortega podía ahogar la capacidad financiera del de Astroc para asumir la recompra de su 5%. “Bañuelos prefería comprar de vuelta esos porcentajes, que luego pretendía recolocar en manos de nuevos inversores cualificados. Pero en ningún caso dejaba que esos bloques de accionariales salieran al mercado”, explican desde un importante banco de negocios.

La mecánica de Bañuelos había funcionado. Astroc mantenía un margen de free float estrecho y, por tanto, más volátil, que venía acumulando una revalorización del 1.000% desde su salida a bolsa. Esta dinámica había sido alimentada periódicamente con la incorporación de estos accionistas de postín, que compraban siempre títulos del propio empresario con descuento sobre el valor de cotización.

Una caída que recuerda los tiempos de Terra

El crash sufrido ayer por Astroc -se desplomó el 42,91% hasta 25,98 euros- tiene unas durísimas consecuencias para Enrique Bañuelos: de un plumazo, el valor de su participación en la inmobiliaria (en torno al 56% tras la salida de Rayet) se redujo en 1.325,3 millones de euros.

La subida bursátil más explosiva desde los tiempos de Terra ha sufrido su particular San Martín. Y particularmente Bañuelos, que concedió a sus socios vip opciones de venta (put) al precio al que entraron en Astroc, según fuentes de toda solvencia (algunos de estos acuerdos figuran en la CNMV). Es decir, que no estaban tan locos como muchos pensaban al entrar en una empresa tan sobrevalorada: saltaban con red.

El primero en entrar en pérdidas ha sido Amancio Ortega, que compró en diciembre el 5% a 32 euros por acción. El batacazo de ayer supone, en caso de no haber vendido antes en el mercado, un quebranto aproximado de 37,5 millones. Los otros grandes accionistas, como la familia Nozaleda, Caixa Galicia y la familia Godia, mantendrían todavía importantes plusvalías en sus posiciones, puesto que entraron en Astroc en la OPV o poco después.

Sin embargo, el que más se deja por el camino es siempre Bañuelos. Si calculamos el dinero que ha perdido desde los máximos del valor, los alucinantes 75 euros que alcanzó en febrero (Astroc superó los 9.000 millones), al valenciano se le han evaporado más de 3.000 millones de su fortuna. Claro que estamos hablando realmente del dinero que deja de ganar, no de perder.

El pánico vivido ayer por el valor en bolsa obligó a interrumpir su negociación por exceso de volatilidad desde primera hora de la mañana. El libro de órdenes quedó estrangulado por la imposibilidad de casar las órdenes de compra y venta. Y cuando pudo abrir, se hundió. Además, varios hedge funds tomaron agresivas posiciones bajistas en el valor para beneficiarse de su caída, según fuentes del mercado.

Otros elementos bajistas fueron la desconfianza debido a la reciente reformulación de cuentas realizada por Astroc y las salvedades del informe de auditoría. Éste señala que las numerosas operaciones vinculadas entre la empresa y Bañuelos fueron decisivas para que la empresa ganara 93,2 millones en 2006, el 51,2% más que en 2005, según publicaba ayer Cinco Días.

Asimismo, pudo influir la proximidad de la ampliación de capital que va a llevar a cabo la inmobiliaria de 800 millones de euros. Los fondos que capte irán destinados a compras de empresas en Brasil, México y EEUU, según anunció la compañía en febrero.