Google
 

30 mayo 2007

Gallardón ya es el 'número 2'

Ha roto con todos los maleficios que le apartaban del sanedrín de los ‘populares’: Alberto Ruiz-Gallardón ha cruzado la frontera que le separaba de Génova 13 gracias a un resultado electoral que ha pulverizado las encuestas y relegado al Partido Socialista al peor resultado de todas las elecciones democráticas, sólo comparable con el obtenido por Juan Barranco a mediados de los ochenta. Y contra viento y marea.

Y el premio a tan ‘brillante’ culminación sólo puede ser uno: Ruiz-Gallardón será el número dos de la candidatura de Mariano Rajoy a las elecciones generales por Madrid. Así lo indicó El Confidencial el pasado 9 de septiembre y así lo señalaban ayer fuentes del PP. El alcalde es un rostro con un tirón espectacular, que atrae votos de la izquierda y, en contra de lo que algunos pensaban, también de la derecha.

“Rajoy está encantado con el resultado de Madrid”, señalan las fuentes, “y Alberto ha encontrado, por fin, el cariño de sus compañeros”. Es cierto que el alcalde, siempre frío y distante en lo que al partido se refiere, ha hecho un esfuerzo en estas elecciones por ganarse el favor de su propio público, siempre entregado a la presidenta regional, Esperanza Aguirre. En esta ocasión, Gallardón ha botado, ha hecho bromas, e incluso ha criticado a Zapatero.

Al mismo tiempo, “para Rajoy es muy importante ofrecer una imagen de centro-reformista, y ahí Alberto contribuye mucho a dulcificar la imagen que fuera del PP se tiene del PP. Es al único de los nuestros que la gente sitúa en el centro”, dice un destacado sociólogo al servicio del Partido Popular. De hecho, una de las cosas que más se valora del triunfo de Ruiz-Gallardón es que ha ganado a pesar de la campaña mediática que algunos medios de la derecha habían emprendido contra él.

“Ni alguna emisora de radio, ni las campañas en Internet han conseguido restar a Ruiz-Gallardón un solo voto de la derecha, y sí que han logrado movilizar, seguramente, más votos del centro-izquierda a favor del alcalde”, señala ese mismo sociólogo, que añade que “Rajoy necesita que ocurra lo mismo en las generales, y para eso tiene que ofrecer un discurso muy centrado, aunque al mismo tiempo muy firme en la crítica a Zapatero... Moderación no significa complacencia”, insiste.

Ayer, en el Comité Ejecutivo Nacional del PP, Ruiz-Gallardón recibió los aplausos y los parabienes de sus compañeros de partido, convirtiéndose en la nueva estrella emergente del PP para la política nacional. Sus críticas a Zapatero y a los socialistas en general, hacen más daño que las de cualquiera de sus compañeros, quizás porque hasta ahora se había permitido el lujo de una cierta condescendencia. En los maitines, su opinión sobre los resultados electorales se escuchó con más atención de lo habitual.

Duras críticas a Zapatero

Y, de hecho, el alcalde electo centró todo su discurso en la política nacional, con una crítica muy dura, hecha desde posiciones de centro-liberal, al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien responsabilizó de la crisis que atraviesa España, y de provocar una “involución en el consenso constitucional” si finalmente pacta en Navarra con Nafarroa Bai y en contra del constitucionalismo. Por el contrario, Gallardón señaló, como viene haciendo desde hace tiempo, a Rajoy como el próximo presidente del Gobierno, y reafirmó su liderazgo.