Google
 

30 mayo 2007

Rajoy gana al PSOE ‘escondiendo’ a Zaplana y a Acebes, las caras del 11-M

Lo reconocen sotto voce en Génova y lo demuestran los hechos. Las dos caras más visibles del PP el día de los atentados islamistas y en las jornadas posteriores hasta el 14 de marzo, Eduardo Zaplana y Ángel Acebes, han estado ‘escondidos’ durante la reciente campaña. La intención de Génova de que calaran los mensajes “moderados y centristas” de Mariano Rajoy frente a la imagen más conservadora de Zaplana y Acebes ha surtido efecto: el PP ha sacado al PSOE la mayor diferencia entre ambos partidos en unas municipales desde los comicios de 1995.

Zaplana y Acebes, sobre todo el primero, apenas han estado visibles en la campaña, y sus nombres y caras no han estado en los periódicos salvo cuando los nombraba, conscientemente, el PSOE para recordar la guerra de Iraq.

Así, el que era portavoz del Gobierno durante la tragedia de marzo ha recorrido municipios tan ‘destacados’ como Carnota o Muros, en A Coruña, Vilagarcía de Arousa en Pontevedra, Orihuela y Altea en Alicante o Alcorcón y Torrejón de Ardoz en Madrid. De hecho, en todas sus comparecencias, el candidato de más peso con el que ha topado ha sido Esperanza Aguirre, que le acompañó en Torrejón. El día de cierre de campaña, Rajoy estaba en Madrid y Zaplana a cientos de kilómetros, en Orihuela.

A pesar de que los portavoces del Congreso hacen menos campaña que otros compañeros de partido, su oponente, el portavoz del PSOE en las Cortes, Diego López Garrido, sí estuvo en plazas más importantes y dónde el PSOE se jugaba más, como Cádiz, con el caso Delphi en pleno apogeo, Córdoba, Murcia, Málaga o Madrid.

Acebes, en Teruel y El Ejido

Lo mismo ocurre con Acebes. El secretario general del partido ha estado en ciudades más importantes, Barcelona, San Sebastián o Bilbao, pero también ha pasado la mayor parte de la campaña en plazas menores. El 12 de mayo estuvo en Avila, al día siguiente en El Ejido, luego en Mérida, Ermua, Teruel, Segovia, Salamanca y Talavera de la Reina (Toledo). A esto se le llama una campaña de perfil bajo.

En cualquier caso, pese a la estrategia llevada a cabo en esta campaña, Rajoy no hará cambios en la ejecutiva del partido y no prescindirá de ninguno de los dos. Por estatutos, el congreso del PP puede convocarse para este otoño o para el próximo, depende de Rajoy, y tanto si lo convoca en 2007 como si lo hace tras las generales, todo seguirá como está.

Lo que sí hará el líder de los ‘populares’ es potenciar a líderes que tienen imagen centrista, como es el caso de Alberto Ruiz-Gallardón o Francisco Camps o Pío García Escudero, actual portavoz del PP en el Senado.