Google
 

16 mayo 2007

La burbuja inmobiliaria no se pincha: sólo se desinfla

JP Morgan se suma a los expertos que descartan un frenazo en seco del sector inmobiliario. El banco dibuja un escenario similar al de Alemania en los noventa.

España no va a sufrir un ajuste abrupto del mercado inmobiliario como ha sucedido en EEUU. Así, al menos, lo cree el banco de inversión JPMorgan, que ha publicado recientemente un informe sobre el mercado inmobiliario español. Esta prestigiosa entidad se suma a las últimas previsiones del Banco de España, Santander y otros expertos.

Los analistas de la entidad se basan en las diferencias entre el boom del sector en ambos países. La causa última del frenazo en EEUU, las hipotecas basura –sin garantías de pago–, son un producto menor en España. Además, mientras el incremento de la morosidad disparó el riesgo crediticio de la banca estadounidense, la tasa de impagos se mantiene históricamente baja en el mercado nacional. Y, pese a las subidas de los tipos de interés durante 2006, “la compra de una vivienda sigue siendo más accesible que a mediados de los noventa”, insiste el informe.

Entonces, ¿de dónde procede el ajuste a la baja de los precios de los pisos? Según los datos del Ministerio de Vivienda, el alza interanual fue del 9,1% en 2006 –frente al 12,6% de 2005– y este año podrían igualar a la inflación, para la que el Gobierno espera una subida media del 2,5%.

El banco de inversión destaca que se trata de “un desarrollo natural del proceso de convergencia de los precios de los pisos” con sus socios europeos, aunque también se debe a “la alternativa emergente de destinos vacacionales” en el Mediterráneo, como Croacia o Bulgaria. No obstante, la inversión extranjera en inmuebles está en declive desde 2003, cuando marcó su máximo.

El escenario que se le presenta ahora a la economía española es similar, según JPMorgan, al que atravesó Alemania durante los años noventa: en una década, el mercado inmobiliario recortó en 2,5 puntos porcentuales la evolución del PIB. “No sería irracional que España tuviese un ajuste similar”, concluye, aunque reconoce que “es difícil saber cuánto se prolongará”. Lo que no parece probable es que se produzca una caída como la de EEUU, donde en un año el PIB se ha resentido en un punto.

Pero, ¿y si el ajuste es mayor? JP Morgan vuelve a llamar a la tranquilidad, ya que el Gobierno cuenta con dos buenas armas: el superávit presupuestario podría alcanzar este año el 2% del PIB y la deuda pública (40% del PIB) es una de las más bajas de la zona euro.

Artículos relacionados:
La burbuja inmobiliaria se pone fea