Google
 

01 mayo 2007

Tata reta a la industria del motor con un coche de 1.840 euros

El conglomerado empresarial Tata, el mayor grupo industrial de la India, quiere aprovechar las ansias de los indios y de los asiáticos de conducir su propio coche de cuatro ruedas aunque no cuenten con recursos suficientes. La compañía india proyecta lanzar al mercado en 2008 el coche más barato de la historia de la automoción, un vehículo que costará un lakh, una medida india que equivale a 100.000 rupias. Al cambio, este precio supone 2.500 dólares o 1.840 euros. El coche, según fuentes de la compañía en España, es una mezcla del Kia Picanto por delante y del Smart de DaimlerChrysler por detrás.

'Los indios quieren ascender de los vehículos de tres ruedas a los de cuatro', aseguró recientemente Girish Wagh, el responsable del proyecto en Tata Motors, a la revista estadounidense Forbes. 'Lo que ocurre es que no pueden permitírselo'. No en vano, el mercado indio del automóvil apenas es una sombra de lo que podría ser. China está en boca de todos, pero India presenta un potencial similar.

Actualmente, apenas siete de cada 1.000 indios posee un automóvil, y a pesar de que la industria ha crecido un 12% de media durante la pasada década, apenas se vendieron 1,3 millones de vehículos durante el ejercicio fiscal 2006.

Pero todo podría cambiar si se ofrece un producto adecuado. El Ace, el 'primer mini-camión de India', según la compañía, se lanzó en mayo de 2005 por un precio de 5.100 dólares, según Forbes. Este vehículo logró unas ventas de 100.000 unidades en apenas 20 meses, lo que obligó a la compañía a renunciar a otros colores que no fuesen el blanco para poder evitar retrasos.

La idea para crear este coche no sólo procede de la búsqueda de más negocio. El presidente del grupo, Ratan Tata, explican fuentes de la compañía en España, invierte unos dos tercios del beneficio en obras filantrópicas. 'La situación del transporte en la India es tal que muchas veces van familias enteras subidas a motocicletas', lo que eleva la mortalidad en la carretera. 'Este coche, de esta manera, forma parte de la voluntad del presidente de devolver a la sociedad india lo que le ha dado'.

Lograr que todos los ciudadanos tengan un vehículo propio es el sueño de cada fabricante de coches. Y no precisamente por cuestiones filantrópicas, sino por el negocio que eso reportaría. Los mercados occidentales están cerca de esa meta. En España, hay cerca de 0,5 vehículos por habitante, según datos de Anfac y del INE. Por eso, buena parte de los grupos han decidido mirar a mercados menos maduros para poder incrementar sus cifras.

Las principal esperanza de las grandes marcas tiene un nombre: BRIC, o sea, Brasil, Rusia, India y China. Estos son los mercados que están despertando a las bondades (y las maldades) de la automoción.

La gran pelea se desarrolla en la actualidad en China, que ya ha adelantado a Alemania y ha ascendido al tercer lugar en importancia sólo superada por EE UU y Japón. Rusia se ha convertido en un mercado sumamente atractivo, dada su relativa cercanía y su nivel más avanzado de desarrollo. Pero, en cualquier caso, India será la siguiente meta.