Google
 

27 mayo 2007

Tremón desafía el pinchazo del ladrillo y saca a bolsa el 35% de su capital

El hólding, valorado en 2.800 millones de euros por la consultora inmobiliaria Knight Frank, entrega el primer borrador del folleto de la OPV a la CNMV con vistas a dar el salto en el parqué a finales de junio.

El grupo constructor e inmobiliario Tremón, presidido por su único accionista, Hilario Rodríguez Elías, sevillano de 41 años, ha decidido desafiar el pinchazo bursátil sufrido en los últimos días por las firmas inmobiliarias cotizadas españolas y se dispone a dar el salto al parqué.

La compañía, cuyos activos inmobiliarios han sido valorados el mes pasado en cerca de 2.800 millones de euros por la consultora Knight Frank, sacará a bolsa el 35% de su capital, en una operación coordinada por el Banco Espírito Santo y que tiene como entidades colocadoras a Banco Pastor, Bancaja y Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

A la espera de las últimas indicaciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Tremón realizará en primera instancia una oferta pública de venta (OPV) por el 25% de su capital “hacia mediados o finales de junio,” explica el presidente del grupo, Hilario Rodríguez Elías, en su primera entrevista a un medio de comunicación.

Posteriormente, y en un plazo “no superior a seis meses”, la empresa colocará en bolsa un 10% adicional para “aumentar el capital flotante”, revela. De acuerdo con la valoración de la empresa efectuada por Knight Frank, Tremón podría ingresar cerca de 1.000 millones de euros con ambas colocaciones en el parqué.

Primer borrador
Con sede en Madrid, Tremón está configurada como una sociedad hólding bajo cuyo paraguas se articulan cinco grandes áreas de negocio: Promoción Innmobiliaria (tiene previsto entregar 600 viviendas en 2007, 857 en 2008 y 1.100 en 2009), Gestión (la cadena hoteleraTRH), área de Patrimonio (párkings, centros comerciales y activos hoteleros), Construcción y una división internacional que agrupa los intereses inmobiliarios, patrimonialistas y de construcción del grupo en Europa del Este (Polonia, Hungría y República Checa) y Marruecos.

La cifra de negocio de Tremón ascendió en 2006 a 203 millones de euros, con un beneficio bruto de 48,5 millones de euros. “La razón que nos impulsa a salir a bolsa es nuestra voluntad de jugar un papel activo en la consolidación del sector inmobiliario que, en España y en Europa, tendrá lugar durante los próximos cinco años”, explica Rodríguez Elías, un empresario que dio hace 13 años el salto al ladrillo, desde su puesto de director regional de Alcatel en Levante.

“Tan sólo el 15% de las inmobiliarias españolas cotizan en bolsa, un porcentaje muy inferior a la media europea, que abre un largo recorrido en nuestro país”, indica.

La empresa, que entregó el viernes de la semana pasada a la CNMV el primer borrador de folleto de OPV, aún no tiene fijados los tramos de su oferta, pero pretende dirigirla tanto a minoristas como institucionales.”Todo depende de cómo vaya el borrador en la CNMV, pero nos gustaría contar con minoristas y también con socios institucionales que nos aporten sinergias, como bancos de inversión, y que no sean competidores, ”, señala.

La empresa dispone de una cartera de suelo de 2,2 millones de metros cuadrados edificables entre España, Polonia, donde cuenta con 250.000 metros cuadrados y Hungría (20.000 metros cuadrados). Asimismo, está a punto de entrar en otros países de Europa del Este como Bulgaria y Rumanía.

Con un endeudamiento sobre activos del 15% (355 millones de euros), Tremón cuenta con una “muy importante” capacidad de apalancamiento que, sumada a los cerca de 1.000 millones que espera captar con su salida a bolsa, servirá para “acometer adquisiciones corporativas en España y en Europa. Estamos analizando la compra de una empresa de nuestro mismo tamaño en España, además de una patrimonialista en Francia”, explica.

El salto al parqué de Tremón sucederá en algo más de un mes a la salida a bolsa de Realia, inmobiliaria participada al 50% por FCC y Caja Madrid. A pesar de las incertidumbres generadas a raíz de la debacle bursátil de las inmobiliarias, arrastradas por Astroc, los accionistas de Realia sitúan a finales de mayo la fecha de la OPV del 49% del capital, conforme a las previsiones manejadas inicialmente.