Google
 

20 junio 2007

El registro de seguros de vida atenderá 500.000 consultas al año

El esperado registro de seguros de vida comienza hoy a funcionar. El Gobierno espera que alrededor de medio millón de personas consulten cada año si algún pariente difunto contaba con coberturas por fallecimiento en aseguradoras.


La directora general de Seguros y Notariado, Pilar Blanco-Morales, fue ayer muy explícita sobre la finalidad del nuevo registro público de contratos de seguro con cobertura de fallecimiento: 'Se trata de que nadie se quede sin cobrar lo que es suyo'.

La existencia de seguros de vida que quedan sin reclamar era una de las polémicas que más controversia ha generado entre el sector y las organizaciones de consumidores. Algunas estimaciones han llegado a cifrar en el 10% el número de pólizas de fallecimiento que no se cobraban por puro desconocimiento.

Desde hoy, es más difícil que se repita esa circunstancia. El Ministerio de Justicia, en colaboración con Unespa -la patronal del seguro- y las compañías del sector, ha puesto a disposición de los ciudadanos el nuevo registro de seguros de vida. La previsión es que alrededor de 500.000 personas accedan anualmente a este archivo público, según estimo ayer Blanco-Morales.

Cualquier persona que crea que puede ser beneficiaria de alguna cobertura de fallecimiento podrá acudir a comprobarlo al nuevo registro, una vez que hayan transcurrido 15 días hábiles desde la muerte del allegado.

Para realizar la consulta tendrán que adjuntar el certificado de defunción del titular, rellenar la correspondiente solicitud -el impreso 790- y pagar una tasa de 3,33 euros en cualquier entidad bancaria. Los interesados obtendrán respuesta en el acto si acuden en persona a la oficina central del registro -ubicada en la madrileña Plaza de Benavente- y en un plazo máximo de siete días si solicitan la información por correo.


El archivo reúne 50 millones de contratos y se podrá acceder al mismo pagando 3,33 euros

Una vez obtenido el certificado donde constarán, en su caso, las aseguradoras con las que el titular tenía contratados los seguros, el interesado podrá acudir a estas compañías para conocer si es beneficiario o no de la póliza.

El nuevo registro, que reúne 50 millones de contratos de seguros aportado por más de 200 compañías, es una iniciativa 'pionera' en el mundo, según la directora general de Registros y Seguros.

Pilar Blanco-Morales explicó que muchos países europeos y latinoamericanos ya se han interesado en la iniciativa. 'Hay un proyecto europeo para conectar registros de varios países y así poder verificar si un fallecido tenía algún seguro de vida con compañías extranjeras', comentó.

La creación del nuevo registro ha supuesto una inversión de un millón de euros. Para ponerlo en marcha, la Dirección General de Registros y Notariado ha implantado una aplicación informática para el acceso de las compañías aseguradoras, las consultas de los notarios, los informes de la Dirección General de Seguros y el trabajo de los funcionarios.

Asimismo, ha reforzado sus medios personales con la contratación de nueve personas y ha impartido la formación adecuada al personal que presta servicio en el registro y en las gerencias territoriales.

A día de hoy, las consultas no pueden realizarse a través de internet, porque el solicitante debe acreditar su identidad. Sin embargo, el registro está preparado para que en un futuro se pueda pedir información de este tipo a distancia.

Los pasos a seguir para solicitar la información

l Los interesados en conocer si una persona fallecida contaba con un seguro de vida deberán alegar ante el registro un 'interés legítimo' para consultarlo, que se presume en familiares y otros allegados.

l Antes de solicitar la consulta, la persona deberá acudir a cualquier entidad financiera colaboradora con la Agencia Tributaria para pagar una tasa de 3,33 euros.

l Abonada la tasa, el ciudadano deberá rellenar el impreso de solicitud 790 y entregarlo en el nuevo registro, ubicado en la plaza de Jacinto Benavente de Madrid, o en cualquiera de las 22 gerencias territoriales del Ministerio de Justicia. También podrá pedir a un notario que realice este trámite.

l Los interesados deberán esperar 15 días hábiles tras el fallecimiento del familiar. Los datos se encontrarán disponibles durante un plazo de cinco años desde la fecha de defunción del asegurado.