Google
 

08 junio 2007

La OPV de Almirall, suscrita por la fuerte demanda institucional

A diferencia de lo que sucedió en la Oferta Pública de Venta (OPV) de Realia, la de Almirall ha encontrado el apoyo de los inversores desde el primer día de la colocación. Según fuentes del mercado, la demanda de los ahorradores institucionales ya ha superado el volumen total de la oferta pese a que la empresa farmacéutica todavía no ha empezado la ronda de presentaciones en Londres.

Las órdenes de compra que se han cursado desde el pasado viernes, día que comenzó la oferta para los inversores institucionales y cualificados, han superado con claridad los 600 millones de euros que suman la totalidad de la OPV (37,28 millones de acciones) y de la OPS (8 millones), si se toma como referencia la parte media de la banda de precios no vinculante (12,5 y 15,5 euros).

Además, según otras fuentes, la mayoría de las órdenes de compra no están condicionadas a un precio a la baja. No obstante, desde la compañía y su banco coordinador –Morgan Stanley- son conscientes que los inversores no verían con buenos ojos que se forzara el precio definitivo teniendo en cuenta que la bolsa está en máximos históricos y que las correcciones se producen en cuanto se detecta cualquier indicio de debilidad, como está ocurriendo esta semana.

En cualquier caso, estos datos preliminares de demanda demuestran que la colocación de Almirall ha tenido buena acogida entre los inversores nacionales –en apenas un día habían presentado mandatos por valor de 200 millones de euros- como de los extranjeros, lo que van a marcar el futuro de la colocación. Sobre todo porque en España apenas hay compañías que se puedan comparar con Almirall –la única es Faes- y, por tanto, sus comparables están en el extranjero.

En consecuencia, se trata de un producto muy especializado en el que habitualmente invierten fondos especializados que en España no existen. Por este motivo, y teniendo en cuenta que la compañía de la familia Gallardo todavía no ha empezado la ronda de presentaciones o road show en Londres, los datos de demanda hacen prever que la oferta puede ser cubierta con amplitud.

No obstante, los responsables de la operación prefieren andar con prudencia, según indican fuentes del mercado, porque aún quedan cerca de dos semanas para el estreno en bolsa –previsto para el 20 de junio- y la volatilidad puede entorpecer la colocación. Desde algunas de las gestoras de fondos que se han entrevistado con los colocadores de las acciones aseguran que el mensaje que se está difundiendo es que la familia continuará en la compañía durante muchos años como principal accionista y que quieren hacer una colocación sin riesgos para no dejar un mal sabor de boca entre los inversores.

La clave del futuro de la compañía, cuya valoración oscila entre los 2.100 y los 2.500 millones de euros, es saber si el fármaco que está desarrollando contra la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), denominado aclidinum bromide tiene éxito. Este producto está en fase III de investigación clínica.

La compañía prevé solicitar su registro y autorización en Europa y EE UU en 2009 para empezar a venderlo en 2010. Almirall ya ha recibido 74,2 millones de euros de Forest Laboratorios, empresa con la venderá este producto en Estados Unidos, por los avances de este fármaco y podría recibir casi 300 millones más si consigue determinados hitos. Los inversores le dan una probabilidad de éxito de entre el 75% y el 90%.

Empleada en OPV de Almirall, muy buena pinta