Google
 

08 junio 2007

Almirall pide dinero al mercado tras sacar de su caja los beneficios de cuatro años

Almirall inicia hoy su Oferta Publica de Venta (OPV) y Suscripción (OPS) de hasta el 30% del capital con el inicio del periodo de suscripción entre inversores institucionales. La compañía pide al mercado cerca de 600 millones de euros, después de haber retirado de la caja 420 millones en el primer trimestre de 2007. Almirall ultima la compra de una empresa europea por unos 50 millones de euros.

La familia Gallardo, en cuyas manos está cerca del 100% de las acciones de la empresa farmacéutica, tomó este año una decisión cuanto menos llamativa. Los gestores decidieron aprobar un dividendo extraordinario por importe de 420 millones de euros, una cifra que casi multiplica por tres los 147 millones de euros de beneficios obtenidos por el grupo en 2006.

La medida resulta aún más significativa si se tiene en cuenta los dividendos pagados con cargos a ejercicios precedentes. Por ejemplo, en 2005, Almirall destinó a retribuir a los accionistas 30 millones de euros, mientras que en 2004 la cifra alcanzó los 24,3 millones. Esos 420 millones de euros que han salido de la caja suponen más de la totalidad de los beneficios conseguidos por el grupo en los últimos cuatro años.

Esta reducción del patrimonio ha penalizado la situación financiera de la compañía, puesto que la posición de caja ha disminuido hasta los 54,4 millones de euros. La situación es más llamativa si se tiene en cuenta que al mismo tiempo que se ha producido esta salida de dinero, la compañía con sede en Barcelona y que inició sus actividades en 1944 ha solicitado un préstamo de 200 millones de euros.

Según consta en el folleto informativo de la colocación, el motivo de la formalización de dicha deuda financiera obedece a razones de apalancamiento financiero y para el mantenimiento de inversiones financieras actuales de alta rentabilidad. El préstamo vence en 2012.

A estos 200 millones de euros hay que añadir los cerca de 115 millones de euros que la compañía pide al mercado a través de la colocación del 30% del capital, puesto que del total de acciones a la venta 8 millones son de nueva circulación, es decir, procedentes de una ampliación de capital. Si suma este dividendo extraordinario y los ingresos que la familia Gallardo va a obtener por la venta de 37,29 millones de acciones viejas de Almirall –unos 522 millones si se toma como referencia el precio medio de la horquilla no vinculane-, lo cierto es que en menos de tres meses van a obtener dinero constante y sonante por valor de 842 millones de euros.

Adquisición a corto plazo

Almirall sostiene en el folleto que el objetivo de la OPS es obtener recursos para financiar el crecimiento y la expansión de la sociedad. Con estos recursos, la empresa catalana pretende adquirir compañías farmacéuticas pan-europeas para ampliar su cartera de productos.

En este sentido, Almirall señala en el documento que el consejo de administración ha dado el visto bueno para la compra de una compañía local en un país de la Unión Europea por un importe inferior a 50 millones. Esta empresa se dedica a la distribución local de productos farmacéuticos. El cierre de la operación está pendiente de la due dilligence, que está previsto que acaba antes de julio.


Empleada en OPV de Almirall, muy buena pinta