Google
 

09 junio 2007

Las burradas de los chicos de la ESO

Cuando el profesor le pide a un alumno que halle la 'x' de un problema, lo más normal es hacer operaciones para despejar la incógnita. Pues hay chavales que se creen que están jugando a encontrar a Wally:

A este otro le pidieron que encontrara la mitad de la raíz cuadrada de dos, pero él, al ver dos números iguales se dedicó a tacharlos. Algo de eso recordaba. Y le dio una solución un tanto extraña:

Otro más que se cree que las ecuaciones se resuelven tachando cualquier cosa. Este que viene a continuación no demuestra muchas dotes matemáticas, aunque sí que parece que sepa algo de inglés:

Para muchos, las integrales eran un hueso duro de roer. Líneas y líneas de números, letras y signos. Al final, este alumno no pudo más y se lo quiso hacer saber al profesor de una forma original:

Un buen recurso para salir airoso de un problema si no sabes cómo resolverlo es inventarte las condiciones. Este chico no sabía la solución a esta cuestión de física y se inventó un elefante. Fallar no falló, pero así cualquiera:

Y aquí llega el colofón. Suena a chiste. ¿Se estaba riendo el alumno del profesor o realmente tenía tantas pocas luces que se pensaba que el infinito es un ocho doblado? Vean y asómbrense: