Google
 

01 junio 2007

Los líos de Ángel María Villar y la RFEF

La LFP acusa a la RFEF de influir sobre los árbitros. Ángel María Villar cada vez tiene menos amigos en la cúpula del fútbol español. El presidente de la Real Federación de Fútbol Profesional (RFEF) ha sido atacado grave y directamente por el vicepresidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas y acusado de “influir en decisiones arbitrales”. Además, añadió que existe una “más que probable” corrupción en tal organismo.

Javier Tebas fue preguntado acerca del posible complot de la Federación hacia el Betis para que baje de categoría y de las quejas de los verdiblancos. A esto, el vicepresidente respondió "no sólo comprendo las quejas de los verdiblancos, sino que estoy seguro de que no les falta razón" en declaraciones a Radio Marca. La gota que colmó el vaso en el Betis fue la expulsión, la pasada jornada, de Capi por doble amarilla por desplazar el balón y luego dirigirse al árbitro. Se quejaron Luis Fernández, entrenador; Pepe León, presidente; Manuel Ruíz de Lopera, dueño; y el protagonista, Capi, que ha calificado como “una vergüenza” la resolución.

Tebas cargó directamente con el responsable máximo de la RFEF, “Villar no sólo influye sobre los árbitros sino que igualmente, está detrás de muchos asuntos en relación con jugadores. Con muchos futbolistas se negociaban las primas para que jugaran más y mejor".

“Futbolistas que llaman a otros clubes para obtener primas”

También indicó una falta gravísima y que, según Tebas, se está imponiendo en el fútbol de nuestro país: "Se está produciendo un efecto entre algunos jugadores y algunos equipos en el que el equipo que tiene que ganar es el que llama al club y dice: Oiga, que el domingo nosotros jugamos contra el otro, prímenos para ganar. Qué mensaje se está mandando con esa cuestión: Pues que, oiga, que si no me priman, el esfuerzo igual no es el requerido. Eso es inmoral e ilegal".

Corroboró también las acusaciones de muchos medios que apuntaban a la Federación como virus en el fútbol español. Tebas lo calificó como una "mafiosa que lleva actuando desde hace años en el entorno del fútbol español".

La palabra “corrupción” lleva acompañando a la RFEF varios años

Lo más sonado fue en 2003, cuando el vicepresidente de tal estamento, Juan Padrón, había sido acusado por la Cadena SER de haber aprovechado los viajes de la selección para hacer turismo con su familia y haberlos cargado a la cuenta de la Federación. El tinerfeño Padrón admitió en su día que su familia solía viajar con él pero dijo que “demostrasen que esos viajes no los hubiera pagado” él. El coste de los viajes a Corea del Sur, China, Buenos Aires, Finlandia, Grecia y Estonia, entre otros, supera los 180.00 euros. Además, Padrón también está acusado de ser el responsable de que haya equipaciones deportivas ‘Puma’ (de la que él es el delegado en Canarias) en las federaciones territoriales mientras que la selección sub-21 y la absoluta usaba Adidas. El coste de dichas equipaciones ‘Puma’ supuso un precio mayor del que en realidad estaba en el mercado. Estas acusaciones las hizo Gerardo González, hasta aquel momento vicepresidente pero que fue cesado por Villar por haber “perdido su confianza”. Ese despido le costó a la Federación 1.4 millones de euros. El resultado de ese supuesto uso incorrecto de los fondos en 2003 fue que la RFEF dejó de recibir dinero público.

A parte de la influencia que Villar tiene de Padrón (por motivos desconocidos) el Presidente también tiene que cuidar al ex presidente del FC Barcelona, Joan Gaspart, que fue quien subvencionó la campaña de Villar para ser reelegido en las últimas votaciones de 2004, como ya explicó en octubre El Confidencial.

El año pasado, la selección española y la argentina inauguraron el estadio de la Nueva Condomina, en Murcia. El partido no se debía haber jugado por el mal estado del terreno de juego, como así apuntaban los informes técnicos. El argentino Maxi Rodríguez salió lesionado. ¿Por qué se jugó? Porque la RFEF paga a una empresa privada, Santa Mónica Sports, que se encarga de organizar los eventos relacionados con el organismo y de buscar patrocinadores. Santa Mónica Sports, cuyo presidente es Jesús Samper, fue la encargada de sacar a la RFEF de una crisis económica importante. Por lo que la RFEF está supeditada a las decisiones de esa empresa privada.

Villar lleva 19 años en el cargo y sólo hace tres años tuvo oposición, por primera vez, en las urnas, la de Gerardo González.

To be continued…