Google
 

28 junio 2007

Ordóñez pide a las empresas que reduzcan su endeudamiento

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, pidió ayer a las empresas que contengan su endeudamiento para adaptarlo al contexto de subida de tipos de interés y advirtió que los excesos 'acabarán reduciendo los beneficios'.


Aviso a navegantes: las empresas españolas pueden ver recortados significativamente sus beneficios futuros si no moderan el avance de su recurso a la financiación ajena. La subida de tipos de interés registrada en el último año y medio, que ha multiplicado por dos el precio del dinero (hasta el 4%) no ha sido interiorizada en las decisiones de endeudamiento de las empresas. El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, afirmó ayer en el Congreso de los Diputados que la entidad está 'más preocupada por la deuda empresarial que por la de las familias'.

Ordóñez, que compareció ante la Comisión de Economía para dar cuenta del informe anual del organismo regulador, puso a los hogares como ejemplo de adaptación, pues su endeudamiento crece ahora a menor ritmo que el año pasado (18%, frente a algo más del 20%). Así, la preocupación del Banco de España se centra ahora en las empresas, cuyo apalancamiento 'no detiene su ritmo de crecimiento'.

Según Ordóñez, este fenómeno se explica por la fuerte inversión en bienes de equipo y la presencia española en numerosas operaciones corporativas. Pero, a su juicio, la combinación de mayor endeudamiento y aumento del coste financiero por la subida de tipos llevarán a una reducción de beneficios más pronto que tarde. 'Todavía es más rentable el activo al que se dedica la financiación ajena, pero eso no durará siempre, y mientras tanto se acrecienta la vulnerabilidad'.

Según el informe anual del Banco de España, el endeudamiento de las empresas no financieras creció el año pasado un 28%, ocho puntos por encima del de las familias, y la necesidad de financiación de las empresas rozó el 9% del PIB. Con todo, el gobernador del Banco de España afirmó que, de momento, no se observan dificultades generalizadas de financiación: 'Los problemas irán apareciendo en las empresas que lleguen a una dependencia exagerada de la financiación ajena', aclaró.

Crecimiento más equilibrado

El supervisor monetario afirmó que el primer trimestre de 2007 mantuvo la tendencia hacia 'una suave desaceleración de la demanda interna y una mejora más intensa de la aportación de la demanda exterior al avance del PIB, propiciando un crecimiento más equilibrado'. En este sentido, recordó que, en el primer trimestre, el déficit comercial fue menor que en el último periodo de 2006, 'algo que no sucedía desde hacía años'.

El gobernador recordó que el proceso de convergencia real con Europa se ha basado hasta ahora casi exclusivamente en el empleo. Por ello, 'una vez que los impulsos de la ocupación vayan perdiendo fuerza, al acercarnos a zonas de poco desempleo', habrá que mejorar la capacidad de competir 'alineando los costes y precios a los de los socios europeos, y mejorando la calidad del aparato productivo'.

Para mejorar la productividad, Ordóñez pidió una mayor dotación de factores, en particular vía educación e investigación, y extender 'los procesos de liberalización de los últimos años'. También reclamó que el aumento de los ingresos se destine a elevar el superávit fiscal para 'aumentar el margen' cuando el crecimiento se ralentice.

En el ámbito de los precios, el gobernador advirtió de que 'es posible que, una vez agotado el efecto favorable de los precios energéticos, la inflación vuelva a repuntar'.

'¿Qué sería de la economía sin la subida de tipos de interés?

El gobernador del Banco de España deslizó ayer una pregunta retórica durante su comparecencia en el Congreso: 'Habría que preguntarse qué habría sido de la economía española si el Banco Central Europeo no hubiera subido los tipos de interés'. Ordóñez recordó que, pese a conllevar ciertos sacrificios para las familias, el encarecimiento del crédito está sirviendo para corregir algunos de los desequilibrios más preocupantes de la economía, como el exceso de endeudamiento o la dependencia del consumo y la inversión en construcción residencial.

Ordóñez citó una serie de variables que denotan una desaceleración de este último sector: 'El precio de la vivienda lleva dos años moderando su avance, desde el tope del 17% hasta el 7% actual; el incremento del crédito hipotecario lleva ocho meses reduciéndose, y el número de viviendas iniciadas también se modera'. Para el Banco de España, estos datos son positivos, porque las variables estaban sobredimensionadas en la reciente fase de calentamiento del sector. 'Con estos movimientos, se reducen las vulnerabilidades', sentenció.

'El 43% de hogares hipotecados reducirá sus vacaciones

Uno de cada tres hogares españoles que tienen hipoteca va a renunciar a alguna actividad cotidiana por las últimas subidas de tipos de interés que le llevan a pagar, en su mayoría, una cantidad adicional de 50 euros mensuales. Un 43% reconoce incluso que reducirá algo sus vacaciones y otro 26% que recortará el número de comidas que hace fuera de casa. Así lo indica un estudio de la consultora Deloitte, presentada ayer por su socio Héctor Flórez, quien, no obstante, pidió 'desdramatizar' sobre el alto endeudamiento de las familias, dado que también, durante estos años, 'han podido elevar su patrimonio' con el incremento del precio de la vivienda.

'No se dan las circunstancias para un aumento de la morosidad, ni un descenso significativo del consumo', señaló Flórez. Por otra parte, el año pasado el saldo vivo de créditos al consumo ascendió a 92.000 millones de euros, un 9,4% del PIB, según un estudio del Instituto de Estudios Económicos.

Un 16,6% del consumo de los hogares fue financiado a través de estos instrumentos, después de que el año pasado su demanda creciera un 189%.