Google
 

16 junio 2007

Un grupo de científicos alerta de que el petróleo puede acabarse antes de 40 años

Un grupo de científicos ha criticado el estudio estadístico de la energía mundial publicado el miércoles por la compañía petrolera BP, según el cual las reservas "demostradas" de crudo bastan para cubrir cuarenta años de consumo al ritmo actual, al considerar que pueden acabarse antes.

Los científicos críticos, dirigidos por el Oil Depletion Analysis Centre, de Londres, señalan que la producción mundial de petróleo alcanzará su cota máxima en los próximos cuatro años antes de comenzar a caer de modo drástico, lo que tendrá fuertes consecuencias para la economía mundial y el estilo de vida.

Según el director de ese centro, el geólogo Colin Campbell, ex vicepresidente de varias compañías petrolera como BP, Shell, Fina, Exxon y Chevron Texaco, citado hoy por el diario 'The Independent', la producción del petróleo más barato y fácil de extraer llegó ya en el 2005 a su punto más alto y está en declive.

Aún si se tienen en cuenta para el análisis el petróleo pesado de más difícil extracción, las reservas de las profundidades marinas, los yacimientos polares y el líquido extraído del gas, el techo de producción se alcanzará en el 2011.

El principal analista económico de BP, Peter Davies, citado igualmente por 'The Independent', no está en absoluto de acuerdo: "No creemos que haya problemas absolutos de recursos. Cuando se produzca esa situación, puede que se deba lo mismo a un fuerte incremento del consumo o a una nueva política por el cambio climático que al hecho de que la producción haya llegado a un techo".

Jeremy Leggert, geólogo convertido en conservacionista al igual que Colin Campbell y autor de un libro sobre la crisis energética mundial, señaló al periódico que lo que ocurre con el petróleo recuerda la resistencia de muchos durante años a prestar atención a quienes advertían del calentamiento del planeta.

En 1999 las reservas petroleras del Reino Unido en el mar del Norte llegaron a un tope, pero durante dos años después de que se hiciese evidente esa situación, explicar abiertamente lo que pasaba equivalía casi "a una herejía", agregó Leggert.

El análisis de BP sobre las reservas mundiales -Statistical Review of World Energy - es el utilizado más ampliamente en el sector, pero, según el director del Oil Depletion Analysis Centre, se trata de un sumario de cálculos muy políticos que aportan gobiernos y compañías. "Cuando yo estaba al frente de una compañía petrolera, nunca decía la verdad. No formaba parte del juego", explica Campbell.