Google
 

28 junio 2007

Un profesor universitario represaliado disputará a Albert Rivera la presidencia de Ciutadans

La incógnita se ha despejado. Después de intensas reuniones para intentar realizar una única lista, Albert Rivera ya tiene quien le dispute la presidencia de Ciutadans en el congreso que este partido celebrará el próximo 30 de junio. Su rival será Luis Bouza-Brey, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Barcelona, que había ido de número 16 en la candidatura de la formación a las últimas elecciones autonómicas.

Este profesor, instalado en Barcelona desde hace más de 30 años, fue represaliado en 1970, cuando el rector de la Universidad de Santiago de Compostela le impidió ejercer como ayudante docente tras acusarle de ser enemigo del régimen y un peligro para el mismo. Sin pasaporte, decidió trasladarse a Cataluña, donde entró en contacto con los movimientos aperturistas universitarios y con Convergència Socialista de Catalunya, de donde pasó al PSC. En los años 90, abandonó la militancia y desde entonces se dedicó exclusivamente a sus tareas docentes, hasta que Ciutadans se cruzo en su camino y pasó a formar parte de la Plataforma Ciudadanos de Cataluña.

La candidatura del sector crítico de Ciutadans se presentará bajo el lema Proyecto Ciudadano para la Regeneración Democrática y pretende reunir bajo su manto “todas las sensibilidades del partido”, independientemente de que sean más liberales o más progresistas. En su candidatura concurrirán personas como el catedrático Clemente Polo, Jaime Fernández del Río, el valenciano Luis Colomer, Jaime Climent o los miembros del comité de campaña en las últimas autonómicas catalanas, Ginés Giménez Górriz y Almudena Semur.

Esta candidatura cuenta también con el apoyo de la presidenta de la Plataforma Ciudadanos de Cataluña, Teresa Giménez Barbat, y de otro peso pesado de la ejecutiva, José March. Todos ellos conforman el núcleo de la corriente que lideran Albert Boadella y Arcadi Espada. Por contra, el presidente del partido, Albert Rivera, es apoyado por Francesc de Carreras, que fue su profesor en la universidad.

Grandes objetivos

Los objetivos que se plantea el sector crítico son el cambio de estructuras de la formación y el recorte de poder de la presidencia, aunque en su ideario figuran, en realidad, cinco grandes reformas que quieren poner sobre la mesa durante el Congreso y sobre las que plantearán enmiendas a los textos oficialistas.

La primera de sus propuestas es que las listas sean abiertas. “Se nos dice que las listas cerradas dotan a una candidatura de una mayor cohesión, pero creemos que, en estos momentos, es mucho mejor que la ejecutiva sea elegida en unas listas abiertas”, manifestaron a El Confidencial fuentes del sector crítico.

Su segundo gran eje es dar consistencia a la expansión territorial a escala nacional, alcanzando acuerdos de calado con la plataforma Basta Ya para presentar una candidatura conjunta en las próximas elecciones legislativas. Fuentes del sector crítico dicen que “nuestro partido es esencial para Cataluña y para España. Podemos desempeñar un papel histórico para la recomposición del Estado y por eso es necesario consolidar el proyecto que iniciamos con estructuras sólidas y estables. En este contexto, fusionados con la iniciativa vasca, tendremos mucha más relevancia”.

El tercer gran eje es la reforma de la estructura de Ciutadans, estableciendo al menos cinco grandes áreas de trabajo con un responsable al frente de cada una de ellas: Organización, Acción Política, Finanzas, Comunicación y Portavocía, que ha de recaer en una persona que no sea el presidente. El cuarto gran eje es reactivar y desarrollar la relación del partido con todos los miembros del grupo promotor. Y el quinto, hacer un plan estratégico a medio plazo para garantizar una correcta expansión.