Google
 

02 enero 2007

Openbank bloquea las cuentas a los clientes que no muestran sus nóminas y les invita a darse de baja

Openbank se cierra en banda por Navidad. La entidad online del Grupo Santander está realizando estos días una ronda de llamadas a sus clientes con el propósito de exigirles el envío de sus nóminas bajo la amenaza de bloquearles sus cuentas, tal y como ponen de manifiesto varias quejas recogidas por la asociación de usuarios de bancos, cajas y seguros, Adicae.

La razón que esgrime la entidad para tomar tamaña decisión es el Real Decreto 54/2005, por el que se modifican el Reglamento de la Ley sobre prevención del blanqueo de capitales y otras normas de regulación del sistema bancario, financiero y asegurador. En este sentido, según la filial del SCH, las nóminas son indispensables para identificar a los clientes y conocer la procedencia de sus fondos.

Entre los cientos de clientes de Openbank requeridos, los que se han negado a entregar sus nóminas, han visto cómo el banco les impedía operar por Internet, se les han restringido los ingresos a sus cuentas e incluso han sido invitados a abandonar la entidad. Algunos de los afectados consultados no entienden el empecinamiento por pedir estos datos a final de año, toda vez que llevan operando con normalidad durante meses y que el Real Decreto mencionado entró en vigor en la primera mitad de 2006.

“Que te restrinjan la operatividad por Internet en un banco online es muy grave, máxime cuando operar por teléfono comporta más comisión”, se queja uno de ellos. "Además, no nos oponemos a entregar nuestras nóminas por capricho, sino porque no consideramos que las debamos enseñar. Porque nos parece un abuso que responde a una estrategia comercial", afirma.

Sólo los jueces pueden bloquear cuentas

Para Fernando Herrero, vicepresidente de Adicae, Openbank ha cometido una “irregularidad clara”, ya que el banco está incumpliendo su parte del contrato, al impedir a los clientes una operativa normal. “En virtud a la Ley de prevención del blanqueo de capitales, las entidades están obligadas a identificar y a informar, pero la capacidad de bloqueo no le corresponde al banco, sino a la autoridad judicial”, según Herrero. Para quienes se sientan perjudicados, la asociación explica que “hay que acreditar un daño para pedir una indemnización”.

Sin embargo, Openbank interpreta la ley de otro modo. “El Real Decreto obliga a verificar las actividades declaradas por los usuarios y faculta a las entidades a tomar medidas internas de verificación. De hecho, el Grupo Santander tiene una división interna de control de blanqueo de capitales y todos los empleados hemos asistido a un cursillo para explicar estas normas”, informa un portavoz del banco.

La aplicación en Openbank es tan estricta, que ha habilitado un grupo dentro del call center para exigir a los clientes los datos en un plazo de seis meses, de lo contrario, “nos vemos obligados a bloquearles la ‘cuenta al haber’ y a invitarles a que se den de baja”, asegura.

Santander: “No nos la vamos a jugar”

“El Santander es uno de los grupos más estrictos en asuntos de blanqueo”, dicen en la entidad. Tal es así, que en casa Botín tienen claro que “nos hace más daño un cliente que blanquea que los usuarios que podamos perder. En este tema no nos la vamos a jugar”, aseveran.

Por su lado, en Adicae aseguran que “ningún banco online pide la nómina”. Para esta asociación, la política comercial emprendida por Openbank supone una desventaja competitiva. Otra entidad online consultada, como Ing Direct, ha explicado a este diario que los criterios de identificación de clientes se han endurecido últimamente, aunque su cuenta naranja no exige la condición de mostrar las nóminas. “Con este tipo de prácticas se están cargando a la banca por Internet”, concluye uno de los afectados