Google
 

13 mayo 2007

La noche de juerga, copas y raras compañías del nº 2 de la CNMV

En víspera de la fecha en la que Manuel Conthe comparece ante el Congreso de los Diputados, salen a relucir algunas cenas "extrañas" del llamado en principio a sucederle.

24 de abril de 2007. Parece que la juerga que compartieron Carlos Arenillas, vicepresidente de la CNMV, y Ravinder Mehra, presidente de la firma Vega Fund Holding y fundador de la histórica gestora de hedge funds Vega fue todo un descoque. Para empezar, Arenillas fue invitado a una lujosa cena el pasado 11 de octubre de 2006 por Mehra, según informó este lunes Radio Intereconomía.

La cena, cuyo coste superó los 1.400 euros, fue el primer acto de una noche de fiesta en Madrid que se prolongó hasta altas horas de la madrugada. Y es que, según cuentan a Garganta Profunda fuentes solventes, tras su derroche gastronómico en Zalacaín, uno de los restaurantes más prestigiosos de la capital, Carlos Arenillas y Ravinder Mehra quisieron darse un homenaje "brutal" a base de copazos. Al parecer, uno de los lugares que frecuentaron fue un conocido club de los alrededores de la céntrica plaza de Colón y allí liaron la marimorena.

Dicho por la directa, debieron acabar agotados. Pero tanta manifestación de cercanía entre el "número dos" de la CNMV y el presidente de la firma Vega Fund Holding deja en el aire si la noche de juerga fue causa directa de la contratación de Jaime Arenillas, hermano de Carlos, en la agencia de Valores. De igual manera, queda la incógnita si la presencia de su propia sangre inclinó al "vice" del organismo regulador a autorizar el día 2 de abril de 2007 la creación de ocho hedge funds a una empresa participada por Vega Fund Holding, pese a la mala situación por la que ésta atravesaba.

Decir a estas alturas que Carlos Arenillas ha vuelto a dejar a la CNMV en entredicho es, además de una evidencia, una perogrullada, como evidente resulta recordar que en el organismo regulador ha actuado como una especie de comisario político que responde a la voz de su amo, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Decir que todo hubiera quedado enterrado bajo siete capas de tierra si Manuel Conthe, su jefe directo en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, no hubiera sacado los pies del tiesto con la OPA de Endesa, es otra evidencia que ahora ha saltado por los aires.

Lo dicho: De los polvos de la guerra abierta en el seno de la CNMV, vienen estos lodos. Y bienvenidos sean si sirven para terminar con la discrecionalidad y oscurantismo de un organismo regulador y de control del mercado de valores. ¿Será posible?