Google
 

01 junio 2007

Estados Unidos crece sólo al 0,6%, el peor dato en cuatro años... pero....

La economía de Estados Unidos crece menos de lo esperado. Para sorpresa de los economistas, el aumento del PIB en los tres primeros meses del año (un 0,6% en tasa interanual) ha sido incluso menor que las previsiones rebajadas del 1,3% al 0,8% tan solo hace un mes. De hecho, es el incremento más bajo de los últimos cuatro años, tan sólo comparable con el cuarto trimestre de 2002, cuando la economía estadounidense creció apenas un 0,2%.

El descenso de las existencias y el aumento de las importaciones han sido la clave de una desaceleración del PIB que ha cogido por sorpresa a los analistas. De hecho, el consenso de los expertos no había valorado hasta ahora como extremadamente negativa la situación, más aún cuando el consumo de los norteamericanos (que supone el 70% de la economía), avanzó un 4,4% en los tres primeros meses, a pesar de los problemas derivados del crédito y la vivienda.

Con todo, los expertos siguen siendo optimistas. Según Steven Wieting, de Citigroup, 'es posible que estemos en el territorio más bajo del año, algo que está en línea con las últimas opiniones de la Reserva Federal'. En las mismas se vuelve a incidir que el problema no es el crecimiento económico, si no el control de precios.

Las cifras revisadas ayer por el Departamento de Comercio muestran como el factor que más ha incidido ha sido la reducción de los inventarios, que en vez de quitar tres décimas al crecimiento del PIB, ha restado casi un punto (0,98%). El segundo factor ha sido el deterioro del déficit comercial, cuyo saldo no ha sido todo lo positivo que se esperaba a pesar de lo bajo que está el dólar y el aumento de las exportaciones. Así, las importaciones de EE UU fueron mayores de lo esperado, con un incremento del 5,7% frente al 2,3% inicialmente calculado, lo que ha restado un punto al crecimiento y no el 0,52% antes estimado.

Por su parte, la inversión residencial, el principal problema de la economía estadounidense, ha caído un 15,4%, algo menos que en el trimestre anterior cuando lo hizo al 19,8%.

Como aspecto positivo están los beneficios empresariales, que sumaron un billón de dólares, un 1% más que en el mismo periodo de 2006 y por encima de la subida del 0,8% del cuarto trimestre. Los analistas de Global Insight prevén que, en el segundo trimestre habrá una mejora de los inventarios, con lo que el crecimiento llegará al 2,5%.

Mi comentario:
El dato no es tan malo como parece, si se han reducido inventarios es porque hay demanda; y habrá que reconstruirlos... y en todo caso, seguimos en terreno de enfriamiento, no de recesión.