Google
 

18 junio 2007

La Fed estudia prohibir varios tipos de hipotecas para frenar la morosidad

Ahora que la gente ha vuelto a escuchar las palabras de Ben Bernanke, el presidente de la Fed, porque resulta que al final tenía razón sobre le marcha de la economía; ahora que unas declaraciones de Bernanke sobre que la inflación es el verdadero peligro para el escenario han puesto de rodillas a Wall Street

Ahora es posible que haya que escuchar también otras de sus palabras que hasta ahora han pasado desapercibidas. Y Bernanke sigue considerando la crisis inmobiliaria como el principal peligro para la economía

Nos referimos a las relacionadas con el mercado inmobiliario. Bernanke siempre ha dicho que confía en que el crecimiento continúe y que sólo hay algo capaz de acabar con este escenario: el mercado inmobiliario. Y como EEUU es un país serio donde el banco central no se limita a decir 'que viene el lobo' , sino que sale a cazarlo, la Fed ha puesto manos a la obra.

Según informaba anoche Reuters, el consejo de la Fed está considerando la prohibición de algunas prácticas del mercado hipotecario, que alimentaron el reciente boom inmobiliario en EEUU que ahora está corrigiéndose (como mínimo). En principio, se trata de prácticas demasiado laxas que permitieron que se concedieran créditos que nunca deberían haberse dado. De ahí, al menos en parte, la crisis de las hipotecas 'subprime' que se vive en EEUU desde hace unos meses.

Una de las fórmulas que puede ser prohibida es la conocida como stated-income, en la que no se exige una prueba documental de los ingresos del solicitante del préstamo. De ahí que se le conozca popularmente como 'el préstamo de los mentirosos'. Otra práctica es la de poner penalizaciones a la amortización anticipada o refinanciación de la hipoteca. Unas penalizaciones que, en algunos casos, alcanzan seis meses de cuotas.

Como siempre en estos casos, el riesgo es ser demasiado duro y penalizar las prácticas responsables, incluso en el segmento 'subprime' (los clientes con mayor riesgo de crédito). Pero la presión de los demócratas es muy fuerte sobre la Fed, a la que consideran responsable del boom inmobiliario por no haber hecho más para controlar los préstamos peligrosos. La decisión se tomará hoy en una vista especial de la Fed que presidirá Randall Kroszner, gobernador del banco central.

Impensable en España

¿No les da envidia? Porque parece impensable que una medida así se tomara en España. Y eso que lo de EEUU es un juego de niños al lado de las aberraciones que se han cometido y se cometen en el mercado hipotecario español: préstamos sin ningún respaldo, cuotas que superan el 100% de los ingresos del hipotecado, tasaciones disparatadas, hipotecas que se usan para pagar el coche, los muebles y la luna de miel, y tantas otras prácticas. A nadie se le niega una hipoteca en España; y si un banco se la niega, el de al lado se la concede. No hay más que alargar los plazos hasta el infinito en caso necesario, y Santas Pascuas. El caso es que los bancos tienen que crecer al 20% anual en crédito, sea como sea.

Estas prácticas son las que han permitido la subida exponencial del precio de la vivienda en nuestro país. Y ahora que empezamos a ver las orejas al lobo también en España, nos lamentaremos de haber sido tan laxos. Tal vez la morosidad no se dispare –'la gente lo último que deja de pagar es la hipoteca', dicen los expertos- pero afrontar deudas por encima de las posibilidades de las familias puede restringir drásticamente el consumo y, con él, el PIB.

La única duda que surge ante la iniciativa de la Fed es que seguramente llega demasiado tarde. El daño ya está hecho y, aunque impida que continúe de ahora en adelante, el problema está ahí. En España, al paso que va la burra, no es que lleguemos tarde: es que no llegaremos nunca.