Google
 

01 junio 2007

La OPV de Tremón tomará en junio el relevo de Realia en las salidas a bolsa de inmobiliarias

La inmobiliaria Tremón pretende culminar su OPV a finales de junio. Los planes confirmados por Tremón pasan por colocar en bolsa a finales del mes de junio el 25% de su capital, al que se sumará la venta de otro 10% adicional en una segunda fase. La inmobiliaria ya ha registrado en la CNMV los detalles de su OPV.

La colocación tendrá un tramo para inversores particulares y también reservará parte de las acciones a sus empleados. El resto será para inversores cualificados. En el momento en el que trascendió los planes de salida a bolsa de Tremón, el conjunto de las empresas inmobiliarias cotizadas sufría los rigores del desplome de Astroc.

Con la excepción de Astroc, la corrección bursátil del sector ha sido en buena parte paliada en las últimas semanas por la mejora registrada en la bolsa española, hasta situar el Ibex 35 en zona de máximos históricos.

Tremón está configurada como una sociedad hólding bajo cuyo paraguas se articulan cinco grandes áreas de negocio: Promoción Inmobiliaria (tiene previsto entregar 600 viviendas en 2007, 857 en 2008 y 1.100 en 2009), Gestión (la cadena hotelera TRH), área de Patrimonio (párkings, centros comerciales y activos hoteleros), Construcción y una división internacional que agrupa los intereses inmobiliarios, patrimonialistas y de construcción del grupo en Europa del Este (Polonia, Hungría y República Checa) y Marruecos.

La cifra de negocio de Tremón ascendió en 2006 a 203 millones de euros, con un beneficio bruto de 48,5 millones de euros.

La empresa dispone de una cartera de suelo de 2,2 millones de metros cuadrados edificables entre España, Polonia, donde cuenta con 250.000 metros cuadrados y Hungría (20.000 metros cuadrados). Asimismo, está a punto de entrar en otros países de Europa del Este como Bulgaria y Rumanía.

Con un endeudamiento sobre activos del 15% (355 millones de euros), Tremón cuenta con una “muy importante” capacidad de apalancamiento que, sumada a los cerca de 1.000 millones que espera captar con su salida a bolsa, servirá para “acometer adquisiciones corporativas en España y en Europa. Estamos analizando la compra de una empresa de nuestro mismo tamaño en España, además de una patrimonialista en Francia”, explica.